Política

En medio de guerra interna, la ANR hará actos paralelos

 

El Partido Colorado celebrará 131 años de existencia el día de mañana, sumido en una fuerte división y una guerra sin cuartel entre los dos principales movimientos, Honor Colorado y Colorado Añetete. Por esta razón, se preparan actos paralelos a fin de evitar un encuentro entre ambos líderes, Horacio Cartes y el actual presidente de la República, Mario Abdo.

Pese a que el titular de la ANR, Pedro Alliana, adelantó la semana pasada un festejo y recordación del aniversario fundacional de su partido mañana, a las 9.00 horas, en el local de la Junta de Gobierno, es casi un hecho que el jefe de Estado no asistirá, teniendo en cuenta que en esferas del Ejecutivo ni siquiera llegó una invitación oficial.

ITAPÚA. Precisamente, el mandatario tiene previsto asistir a un almuerzo con dirigentes de María Auxiliadora, Departamento de Itapúa.

El lugar es feudo del ex vicepresidente y actual senador por Añetete Juan Afara.

Posteriormente, Mario Abdo tiene previsto participar de un acto en la seccional 1 de la capital, a las 19.00 horas.

El diputado y presidente del Partido Colorado Pedro Alliana días atrás anunció que el aniversario fundacional sería una buena oportunidad para buscar el acercamiento de los sectores divididos.

“Ojalá estén presentes, necesitamos comenzar a calmar las aguas al interior de nuestro partido”, había mencionado. Sin embargo, la fuerte división que soporta la ANR no tiene visos de solución.

La guerra interna explotó luego de las elecciones generales cuando senadores pertenecientes al grupo de Abdo Benítez se negaron a aceptar la renuncia del entonces presidente de la República, Horacio Cartes, para que prestara juramento como senador activo.

Este hecho ofuscó a los cartistas, quienes prometieron que Abdo no tendría gobernabilidad.

La idea de Marito y su grupo es debilitar al cartismo. Apenas asumió como jefe de Estado, comenzó una barrida importante de funcionarios cartistas en ministerios y binacionales.

Otro hecho que ahondó la división entre cartistas y abdistas se dio a principios de año, cuando los diputados disidentes votaron a favor del juicio político del entonces fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón. Mientras que los legisladores cartistas lo hicieron en contra.

Además, otro asunto que se sumó a la crisis se dio en agosto del 2017 cuando ambos movimientos se disputaban la Gobernación del Guairá. El entonces gobernador Rodolfo Friedmann, de Añetete, acusaba al propio Cartes de estar detrás de su supuesta renuncia.

La reciente decisión del Gobierno de Mario Abdo de cambiar la Embajada paraguaya en Israel, de Jerusalén a Tel Aviv, como lo había dispuesto Cartes antes de retirarse de su Gobierno, generó ronchas nuevamente en el cartismo. El propio Cartes demostró su enojo a través de las redes sociales lanzando lo que muchos señalaron como una “maldición” al Gobierno de Marito.

Dejá tu comentario