24 abr. 2024

El título en la pared colorada

¿Qué es más importante para vos: La capacidad, el talento y la formación que tenga un funcionario o que esté afiliado al Partido Colorado?

Esta fue una pregunta concreta que el colega Luis Bareiro en su programa del domingo último planteó a Santiago Peña. El presidente electo respondió: “Lo primero; pero le doy un valor enorme a tener una identidad política”. Expresión que profundizó más adelante al rematar que para desempeñarse en el ámbito del poder se necesita gente “que baje a la política, que se involucre en la política”, dijo que lo comprobó cuando fui ministro de Hacienda durante el gobierno de Cartes, cuando le tocó tratar con intendentes, gobernadores, diputados y senadores “y veía ese juego de interés”.

Aclaró que cuando dice a la gente que los cambios no se hacen solamente teniendo los títulos en la pared, no es que desconozca la importancia de estos, puesto que es su propia historia, pero insistió en que “no solamente con títulos vas a generar los cambios”.

En esta suerte de “sí, pero no” hay que agregar un aspecto clave que Peña destacó al responder cómo integrará su Gabinete y decir que buscará entre los 2.600.000 colorados personas con alta competencia técnica en cada una de las áreas. Y solo si no llega a encontrar alguien de una especialidad muy particular afirmó que no tendría problema de nombrar a una persona ”con tremendo talento”. Entendemos que sin importar su ideología o pertenencia política.

Con base en sus expresiones, para el electo presidente la identidad política se desarrolla solo involucrándose en la política, y mejor si en y desde el Partido Colorado. Esto deja fuera a miles de personas que no están afiliadas a partidos ni movimientos políticos, pero desarrollan acciones políticas en diferentes ámbitos donde producen cambios y contribuyen al engrandecimiento del país, luchando por los intereses públicos.

El maestro que abre las mentes de niños y jóvenes y genera conciencia ciudadana en ellos, o las madres de un asentamiento que se autoconvocan, organizan, trabajan y sostienen un comedor comunitario ¿Tendrán identidad política?

Pienso en el o la joven que estudió en el exterior mediante una beca y regresa al país con la ilusión y empeño de contribuir desde su área de formación, pero no está afiliado a partido ni movimiento político alguno. O quizá pertenece a uno que no es el partido oficialista.

Este tema ya fue motivo de alarma durante la campaña electoral cuando Peña dijo en un acto con funcionarios de Itaipú: “Lastimosamente, hay muchos correligionarios que no entienden, que creen que los cargos que tienen son porque son guapitos, porque tienen la pared llena de títulos. Está llena de gente con títulos, pero los que llegan a los cargos llegan gracias al Partido Colorado”. Ahora se ratifica en que solo con académicos no se logran los cambios. El tema es que tampoco con políticos de un partido que hace tiempo se vació de principios y dejó de tener entre sus filas a hombres y mujeres respetables por su pensamiento, decisiones, conducta y aporte a la nación.

En realidad, los cambios vienen si hay voluntad política y si se convoca a los mejores hombres y mujeres, que además de conocimiento del Estado e idoneidad para el cargo, deben ser honestos y patriotas y tomar el servicio público como una misión sobre la que tienen que rendir cuentas a sus compatriotas. Todo lo contrario a si se baja a la arena política para detentar el poder y defender los intereses de una facción del partido político del que se forma parte, en lugar de mejorar la calidad de vida de los conciudadanos, sin distinción. Esto no es hacer política, sino aprovecharse de la política para beneficio de algunos.

Qué saludable puede resultar el pluralismo en el gobierno así como la paridad hombre-mujer. Más aún cuando quien va a gobernar el país dice que debe demostrarle “a mucha gente” que va a tomar las mejores decisiones en beneficio “de todos los paraguayos”. Ya veremos quién entra en ese “todos”.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.