Política

El presidente se excusa y dice que Cancillería era responsable

 

INSTÓ A FIRMAR. El presidente reconoció que urgió a Pedro Ferreira para que firme el acta bilateral.

EN DESACUERDO. Sin embargo, indicó que una vez que se interiorizó del acta demandó que se anule.

NO CONOCÍA DETALLES. Abdo afirma que no sabía pormenores del acta.

Tras la publicación de los mensajes que muestran cómo el presidente Mario Abdo Benítez estaba al tanto de las negociaciones que derivaron en la firma del acta bilateral entre Paraguay y Brasil por la energía de Itaipú, a pesar de las advertencias de que el acuerdo no era bueno para Paraguay, el mandatario se descargó ayer en una entrevista, y deslindó responsabilidades, apuntando en todo momento al Ministerio de Relaciones Exteriores, entonces dirigido por Luis Castiglioni, como el principal actor en la rúbrica del pacto.

Recordemos que, en una comunicación vía WhatsApp, entre Abdo Benítez y Pedro Ferreira, en ese momento presidente de la ANDE, este en todo momento le afirma que no es conveniente aceptar la propuesta del Brasil porque sería perjudicial para el Paraguay. Sin embargo, el jefe de Estado le insiste que se debe firmar el contrato y luego ver cómo resolver la cuestión.

Abdo explicó en la nota con el programa La Lupa, de Radio Monumental 1080 AM, que el proceso de negociación se inicia entre la ANDE y Eletrobras cada año, y los aumentos de la compra de la energía garantizada son una situación periódica. “De eso se trata el primer debate entre la ANDE y Eletrobras. El proceso de negociación fue de casi ocho meses, por primera vez. Por primera vez no se ponen de acuerdo ANDE y Eletrobras”, recordó Marito, reiterando que desde ahí la negociación sube al ámbito de la Cancillería.

El mandatario agregó que él depositó toda su confianza en Pedro Ferreira, pero institucionalmente quien lideraba desde ese momento las negociaciones era la Cancillería, con Castiglioni a la cabeza. “Cuando pasa a Cancillería, yo evidentemente asumo la posición de Cancillería”, señaló Abdo. Explicó que preguntó al canciller si el acuerdo le convenía a Paraguay y los técnicos involucrados aseguraron a la Cancillería que el documento estaba bien, entonces, él apoyó la iniciativa. En ese momento es cuando solicita a Pedro Ferreira que también firme el documento, a lo cual el ex titular de la ANDE se negó.

El jefe de Estado reiteró en todo tiempo que él actuó por recomendación de la Cancillería, para avanzar en las negociaciones con Brasil. “Con la misma voluntad que le pedía a Pedro, le pedía también al director de Itaipú (para avanzar)”, manifestó Marito, recordando que el retraso de meses en el acuerdo repercutían en las relaciones de Paraguay y Brasil. “Cancillería me decía que era razonable ese documento y obviamente le pedía que avancemos. Cuando hay una obra que también pido que avancemos”, expresó.

No es técnico

Igualmente, el mandatario adujo que no es técnico, y por eso no estaba al tanto de los pormenores del acta bilateral. “Yo no hago el juzgamiento técnico”, afirmó tratando de esquivar la responsabilidad en el asunto. Añadió que el Estado tiene sus canales institucionales y quien lideraba el proceso en ese momento “era mi buen amigo Luis Castiglioni”, quien le decía que el documento estaba a favor de Paraguay.

Además, sobre las revelaciones que señalan que todo el proceso se llevó sigilosamente, resaltó que utilizó esa palabra porque quería que no se revelara públicamente que dos instituciones del Estado (ANDE y Cancillería) estaban en desacuerdo, porque esto dejaría mal al Paraguay ante el Brasil, debilitándolo en las negociaciones. “Yo estaba cumpliendo simplemente mi rol, haciendo la gestión política. Lo hacía de buena fe, siguiendo las recomendaciones de Cancillería”, insistió Marito.

Resaltó que hubo una crisis con Brasil por el acuerdo, que estaba afectando otros negocios bilaterales con el vecino país.

Además, el presidente admitió que no está de acuerdo con el acta bilateral, y por eso decidió anularla. Sin embargo, reveló que se sentó a analizarla punto por punto cuando el asunto se hizo público, tras la polémica que lo llevó al borde de la destitución por juicio político.

“Yo estaba siguiendo la recomendación de Cancillería entonces. Ellos estaban liderando el proceso de negociación. Yo no sabía los alcances de cada punto, porque eso está delegado”, se justificó Abdo, insistiendo que el presidente tiene muchas funciones y distribuye el trabajo.

NO sabía del punto 6

Sobre el punto 6, una parte que iba a permitir vender la energía de Paraguay a Brasil, indicó que el Tratado de Itaipú establece preferencia para Eletrobras, porque se necesita un permiso especial del Ministerio de Minas y Energía de Brasil para comercializar la energía en el mercado brasileño.

“La restricción de los puntos (el 6) del acta, en el momento del chat, yo ni idea tenía a profundidad. Nuestro debate con Pedro (Ferreira) era simplemente la interpretación de la compra de potencia”, subrayó el jefe de Estado. Agregó que lo único que le digo al ex titular de la ANDE es que “todo lo que le beneficia al Paraguay que se incluya en el documento”.

Reiteró que hizo un gran esfuerzo para que Brasil y Paraguay lleguen a un acuerdo. Sobre la inicial defensa del acuerdo, admitió que se equivocó al llamar a los paraguayos “pillos y peajeros”. Sin embargo, indicó que fue una expresión metafórica y que su intención no fue ofender a nadie. Además, advirtió que todo aquel que actuó mal está siendo investigado en un proceso por la Fiscalía.

Embed

Embed

Embed

Dejá tu comentario