27 feb. 2024

El peligroso paco gana terreno ante el crack en Gran Asunción

El 80% de incautaciones de la Senad corresponden a esta droga, también llamada pasta base. Los microtraficantes venden la sustancia como crack porque tiene el mismo aspecto pero distintos componentes.

PACO VS. CRACK

Por Patricia Figueredo

pfigueredo@uhora.com.py

Hace unos meses la noticia sobre el aumento del consumo de crack en Asunción y Área Metropolitana saltaba al tapete. Quien más quien menos hablaba de este fenómeno que atrapa a víctimas, principalmente de escasos recursos, debido a su bajo costo. Ahora, otra droga lo desplaza: el paco o pasta base.

“El 20% de las incautaciones corresponden al crack y 80% a la pasta base de cocaína, lo que se conoce como paco, que es igual o peor que el crack, pero que lo venden como crack”, mencionó Miguel Chaparro, director de operaciones de la Secretaría Nacional Antidrogas.

Estos datos se desprenden de un comparativo de 2009 a la fecha. Los lugares no cambian, solo el producto, y hasta los consumidores no se dan cuenta de qué están consumiendo, dijo el agente.

El paco se presenta como piedra pero después se va derritiendo. Es por eso que el proveedor puede venderlo como crack sin que el consumidor se percate de la estafa.

El microtraficante es el que gana en este circuito perverso, ya que “consigue la pasta base por la tercera parte del precio que cuesta la misma cantidad de crack. Así como se da en el caso de vender cocaína comercial o la más pura, según el interés del demandante”, explicó Chaparro.

Los focos de distribución y comercialización de Asunción y Área Metropolitana son: Zeballos Cué, Santa Rosa, Tablada Nueva, San Felipe, Dr. Gaspar Rodríguez de Francia, Itapytapunta, Sajonia, Bañado Tacumbú y Bañado Santa Ana.

También Republicano, Terminal, San Antonio, La Encarnación, Ricardo Brugada, Barrio San Miguel, Virgen de Fátima y Botánico, según la Senad.

NO HABRÁ FAVELAS. Chaparro manifestó que se debe desmitificar que los focos de comercio y distribución son zonas impenetrables.

“La Chacarita sigue siendo el foco de distribución más fuerte, pero no es una favela, no es impenetrable. No vamos a tener una favela acá en Paraguay. Nosotros le sacamos a la mayor distribuidora de ese lugar”, comentó.

Agregó que el trabajo es complicado y que muchas veces los distribuidores van migrando a otros puntos. El tamaño pequeño y el poco olor que tienen tanto el paco como el crack hacen que el control sea más dificultoso, conforme indicó.

SERVICIO MILITAR. Sin intenciones de promover la vida militar, Chaparro sugirió que el Servicio Militar Obligatorio (SMO) podría ser una estrategia que colabore en la lucha. El hecho de que los chicos de entre 16 a 18 años se formen en este campo ayuda a que estén abocados a una actividad que demanda disciplina. Indicó que luego de que el SMO se levante aumentó notablemente el consumo de drogas por jóvenes.

FORTALECEN TÁCTICAS DE CONTROL EN SENAD

Hace un tiempo, la Senad realizó modificaciones para fortalecer los controles y la lucha contra el microtráfico. Miguel Chaparro, director de operaciones, habló de las mismas.

Según dijo, ahora cuentan con mayor recurso humano y técnico, y apuntan a los principales proveedores de crack y paco provenientes de Ciudad del Este y Pedro Juan Caballero.

A la vez, llevan adelante un intercambio de información mediante un trabajo articulado con la penitenciaría de Tacumbú, y coordinan el trabajo de la Unidad de Microtráfico con Prevención. En tanto, los fiscales buscan una nueva figura para aplicar a los microtraficantes.

“Los fiscales están viendo una nueva figura para condenar a los microtraficantes. En vez de poner posesión y tráfico, poner tenencia y comercialización. Comprobando con fotografías antes, durante y después con el historial de las personas; si no, no hay caso”, dijo el funcionario de la Secretaría Antidrogas.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.