27 feb. 2024

El Noreste brasileño vivió tercera noche de violencia

Los ataques de un grupo criminal en ciudades del Noreste de Brasil continuaron por tercera noche consecutiva con incendios de vehículos, oficinas públicas y comercios, pese al despliegue reforzado de las fuerzas de seguridad, informaron el jueves las autoridades.

Imágenes difundidas por la prensa y redes sociales mostraron escenas de autobuses y edificios en llamas en nueve ciudades del Estado de Río Grande do Norte, incluida la capital, Natal.

Un total de 28 centros urbanos fueron blanco de disturbios desde el martes, una respuesta de un grupo criminal al endurecimiento de las medidas de control dentro de las prisiones, según las autoridades. La violencia es incesante, pese a la llegada desde el miércoles de unos 220 policías federales cuyo número podría multiplicarse hasta 800 si fuera necesario, dijo el ministro de Justicia y Seguridad, Flávio Dino, en una entrevista de CNN.

“No vamos a permitir que territorios sean entregados a prácticas criminales”, indicó.

Los desmanes han dejado hasta ahora dos muertos y dos heridos.

En Natal fueron incendiados un galpón de una empresa recolectora de basura, un supermercado y una gasolinera, y fue atacada una estación de tren, según el sitio de noticias g1.

DETENIDOS. Un total de 66 personas fueron detenidas hasta el momento, según fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (Sesed).

Además, fueron incautados 16 armas de fuego, 50 artefactos explosivos, 10 galones de gasolina, vehículos, municiones y dinero, entre otros, detalló la Sesed.

Según las autoridades, los ataques son orquestados desde el interior de las prisiones, donde los presos protestan por las condiciones de vida, con reclamos como televisores y visitas privadas.

Organismos de derechos humanos denuncian que no se respetan las condiciones mínimas a las que los presos tienen derecho. El Gobierno anunció el envío a Río Grande do Norte de una fuerza federal de agentes penitenciarios para coordinar la vigilancia y custodia de presos. AFP

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.