Editorial

El diputado Cuevas también debe rendir cuentas a la Justicia

A pocos días de concluir su mandato como presidente de Diputados, el legislador colorado oficialista Miguel Cuevas no debe seguir siendo protegido por sus colegas, ante las muchas acusaciones de irregularidades en su contra. Ayer se pudo conocer que en menos de un año de gestión agregó otras 27 direcciones a la Cámara de Diputados, creando nuevos cargos con altos salarios para repartir entre sus aliados como un botín político, inflando aún más la ya saturada estructura del funcionariado público. La ciudadanía debe redoblar las acciones de protesta para lograr que rinda cuentas ante la Justicia.

Aunque la Cámara de Diputados –también conocida como “Cámara de la vergüenza”– ha tenido y probablemente seguirá teniendo muchos presidentes impresentables, con procesos judiciales o graves acusaciones de cometer hechos de corrupción, el caso de su actual titular, el diputado colorado del movimiento Añetete, Miguel Cuevas, parece rebasar todos los límites en cuanto a contar con la impune protección de una mayoría de sus pares, que responden al oficialismo y a sus aliados políticos.

Desde que asumió la presidencia de la Cámara de Diputados, no han dejado de aparecer denuncias sobre presuntas irregularidades durante su administración. Además de estar siendo investigado por la Fiscalía por acusaciones de enriquecimiento ilícito y lesión de confianza por hechos ocurridos durante su administración como gobernador de Paraguarí, a pocos días de dejar la titularidad de la sede parlamentaria, ayer se han conocido nuevos casos en su contra.

Concretamente, este diario y otras publicaciones han revelado en la víspera que Miguel Cuevas creó un total de 27 nuevos altos cargos para otorgar “aumentazos” salariales a su entorno y a sus aliados.

Uno de los principales beneficiados con esta repartija de nuevos altos cargos en el Congreso, como botín político, es el diputado colorado Arnaldo Samaniego, titular de la Comisión de Presupuesto, quien ahora cuenta con ocho nuevas direcciones y departamentos en su dependencia. Con el aval de Cuevas, Samaniego logró que se creara una Dirección Técnica dependiente de la Dirección General Adjunta de la Comisión Bicameral de Presupuesto.

En este puesto clave, la funcionaria Lourdes Mendieta, del entorno de Samaniego, gana mensualmente más de 24 millones de guaraníes. Igualmente resulta llamativo el caso de Ana María Bolf Talavera, ex pareja del diputado Arnaldo Samaniego, para quien crearon la Dirección de Gabinete de Secretaría Administrativa y además le habilitaron tres departamentos dependientes: Vencimientos de Proyectos, Organización y Métodos de Informes y Gestión, y Asesoría de Comisiones. Los salarios de los funcionarios que ocupan los diferentes nuevos cargos van desde los G. 3.600.000 hasta los G. 23.529.000.

Entre los beneficiados por esta nueva movida del presidente de Diputados se cuenta al legislador liberal Salustiano Salinas, quien además de la creación de cargos consiguió que sus familiares ocupen direcciones y logren importantes aumentos salariales. En igual condición, la diputada liberal Esmérita Sánchez consiguió ubicar a su hijo, Fernando Da Silva Sánchez, como director de Asesoramiento Técnico, en la Comisión de Derechos Humanos que ella misma preside.

Esta actual situación ahora revelada se suma a los muchos cuestionamientos que el diputado Cuevas arrastra desde hace meses, y a pesar de las fuertes movilizaciones populares en su contra, hasta ahora no ha podido ser imputado ni privado de sus fueros, ni mucho menos apartado de su cargo.

En pocos días más, al cumplirse el tiempo de renovación de las autoridades en el Poder Legislativo, Miguel Cuevas deberá entregar su cargo de presidente de la Cámara de Diputados. La ciudadanía con sus acciones de protesta busca lograr que rinda cuentas ante la Justicia.

Dejá tu comentario