Editorial

El Censo: aspiración a un instrumento de desarrollo

Después de 10 años, Paraguay volvió a levantar un censo de población y viviendas en medio de una amplia expectativa ciudadana y de algunos problemas que enturbiaron el día clave, ya que la cantidad de censistas no fue suficiente para lograr la cobertura planificada en algunas áreas urbanas. Esto suscitó una fuerte crítica por parte de la ciudadanía que fue aprovechada por políticos para ganar espacio en la prensa y en las redes en pleno periodo electoral. Durante los días restantes, gracias a una actividad prevista anticipadamente por el INE, se espera solucionar la contrariedad inicial, así que esperemos contar con información censal de calidad en unos meses más.

Un censo de población y viviendas es un recuento de la población y las viviendas para generar información estadística sobre la magnitud, estructura, crecimiento y distribución de la población así como de sus principales características económicas, sociales y demográficas. Los censos sirven de base para la elaboración de planes generales de desarrollo y la formulación de programas y proyectos a cargo de organismos de los sectores público y privado. Pero también se utilizan para aspectos más técnicos como el cálculo de las bases muestrales de encuestas.

En Paraguay, es la única fuente que recaba datos hasta el nivel distrital, por lo que se convierte en un instrumento fundamental para la planificación de los gobiernos municipales y departamentales.

Los datos censales representan información valiosa para el planeamiento estratégico de la mercadotecnia de una empresa, para efectuar estudios de mercado, identificar oportunidades de inversión, detectar necesidades de los consumidores intermedios y finales, diseñar nuevos productos y servicios, en función a las características de la población.

Dados los costos que implican los levantamientos de datos, en este caso censales, son implementados por el sector público. Por tal motivo, la información que provee constituye un bien público. La ciudadanía así lo entendió y colaboró con la implementación, tal como fue solicitado por las autoridades.

La campaña comunicacional realizada por el INE surgió efecto y las expectativas eran sumamente amplias; sin embargo, por varias razones los censistas no llegaron a una cantidad relevante de hogares especialmente en Asunción y Central lo que motivó el enojo y una explosión de indignación. En las redes se manifestaron todo tipo de indisposición, no solo por la inasistencia de los censistas. Las críticas al cuestionario sobre la falta de preguntas o la pertinencia de algunas de ellas mantuvo a los internautas ocupados durante varios días.

Los censos se levantan cada 10 años y existen diversas metodologías que deben considerarse de acuerdo a las características sociodemográficas de la población y los recursos públicos disponibles. Las autoridades paraguayas eligieron levantar la mayor parte de los datos en un día y los faltantes en las siguientes semanas. El objetivo en cualquier país del mundo es contar con una cobertura del 90%, ya que es difícil llegar a la totalidad.

Este instrumento se considera como complementario a otras fuentes de información pública como las encuestas de hogares y los registros administrativos, ya que estos tienen la potencialidad de recabar información con una mayor periodicidad y sobre problemáticas y poblaciones específicas. Por esta razón no se incluyen todas las preguntas que la ciudadanía aspira.

Este gran interés en una discusión técnico-política debe ser aprovechado por el INE para que una vez acabada la fase de relevamiento se ponga a conocimiento de la ciudadanía mayor información sobre la cobertura final alcanzada, los objetivos y usos de los censos.

Dejá tu comentario