Arte y Espectáculos

El agua y los mitos en la música suena en el Municipal

 

Mañana, a las 20:00, la Orquesta Sinfónica del Congreso Nacional (OSIC), dirigida por el maestro Diego Sánchez Haase, presenta su sexto concierto de temporada, titulado El agua y los mitos en la música. La cita es en el Teatro Municipal Ignacio A. Pane (Presidente Franco y Chile). El acceso será gratuito y por orden de llegada, hasta llenar el aforo permitido.

El repertorio contempla la interpretación de piezas inspiradas en el folclore guaraní y en las deidades del agua. Por un lado, Música Acuática TWV 55, de Georg Philipp Telemann, y el Concierto para clarinete y orquesta de cuerdas (2019), de Diego Sánchez Haase.

Estrenada en Chile, por la clarinetista chilena Kathya Galleguillos y la Orquesta Marga-marga, esta obra del maestro Sánchez Haase está inspirada en personajes del folclore guaraní. En esta ocasión, la obra será interpretada por José Cabrera, quien está en los finales de su maestría en clarinete en Portugal.

INSPIRACIÓN. La obra del director de la OSIC está compuesta por cuatro movimientos: Mbói Tu’i, Jaru (Scherzo), Paje y Sarambi.

Figuras centrales del folclore con raíces guaraníes son Kerana, hija de Marangatu, y Tau, el espíritu del mal que la raptó. Tuvieron siete hijos, que fueron malditos por el dios Tupa, dándoles apariencias de monstruos. Ellos son: Teju Jagua, Mbói Tu´i, Moñãi, Jasy Jatere, Kurupi, Ao Ao y Luisón.

Mbói Tu´i, el primer movimiento del concierto, se refiere al segundo hijo de Tau y Kerana. Su nombre se traduce literalmente como serpiente- loro, pues tiene cuerpo de serpiente y cabeza de loro.

El segundo movimiento es un Scherzo, que en guaraní se dice Jaru, y hace referencia a las travesuras del Pombero, un hombre bajo, de piel morena, manos y pies peludos.

El tercer movimiento es Paje, que en guaraní significa hechizo, y hace referencia al encanto del Jasy jatere, otro de los siete hijos. La música describe la aparición de este personaje de la siesta paraguaya. El duende atrae a sus víctimas, los hechiza, y luego los deja libres. Los niños vuelven atontados a sus casas, y cuando sus madres se dan cuenta se inicia el cuarto movimiento, un enorme Sarambi (desorden).

música acuática. Para celebrar el centenario del Almirantazgo de Hamburgo, Telemann compuso Música Acuática TWV 55. El compositor ilustra la pieza con deidades mitológicas del agua y una pintura tonal que da profundidad al tema náutico.

La obertura comienza representando el movimiento del océano, seguido de movimientos de danza: primero, la diosa del mar dormida Thetis, que luego se despierta; el dios del mar Neptuno enamorado, y ninfas de agua juguetonas; el hijo de Neptuno y el mensajero marítimo Tritón; Eolo, gobernante de los vientos, entre otros personajes.


Para disfrutar
Concierto: El agua y los mitos en la música.

A cargo de: La OSIC.

Fecha: Mañana, 20:00.

Lugar: Teatro Municipal Ignacio A. Pane.

Acceso: Será gratuito y por orden de llegada, hasta llenar el aforo permitido.

Dejá tu comentario