Mundo

EEUU investiga tragedia en Texas que deja 51 migrantes muertos

Al menos 51 migrantes, 22 de ellos mexicanos, fueron encontrados muertos dentro y en los alrededores de un camión abandonado al borde de una carretera en San Antonio, Texas.

Las autoridades estadounidenses abrieron el martes una investigación después de la muerte de al menos 51 migrantes que, pese a un calor asfixiante, viajaban hacinados en el remolque de un camión en Texas.

La oposición achacó al mandatario parte de la responsabilidad de este drama, uno de los peores en la historia del país, acusándolo de no aplicar una política firme en la frontera.

El espeluznante hallazgo se produjo el lunes, cuando un empleado de la ciudad de San Antonio escuchó una llamada de auxilio cerca de una carretera donde estaba trabajando y abrió la puerta trasera del camión.

Los socorristas retiraron 46 cadáveres y 16 personas “conscientes”, incluidos cuatro niños, que fueron trasladados a hospitales cercanos, según el jefe de bomberos, Charles Hood. Después de un día con temperaturas que rondaban los 40 grados, “los pacientes que vimos ardían al tacto, sufrían de golpes de calor, agotamiento por el calor, ya que no había indicios de agua en el vehículo”, añadió. El número de muertos aumentó a 51 el martes, 39 hombres y 12 mujeres. Según el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, 22 de los muertos son de México, siete de Guatemala y dos de Honduras. “Es una tremenda desgracia”, afirmó.

TEMA A TRATAR. López Obrador comentó que el tema de la migración será “central, básico, a tratar” cuando se reúna con Biden el 12 de julio. Es una “amarga prueba” de la necesidad de apoyar políticas que busquen el desarrollo para que la gente no tenga que salir de sus lugares de origen.

Según los primeros elementos de la investigación, “esta tragedia fue provocada por contrabandistas o traficantes” que “explotan” a los migrantes “sin respeto por sus vidas”, aseguró Biden.

El presidente estadounidense llamó a fortalecer la lucha contra “una industria criminal multimillonaria” y destacó que se han realizado 2.400 arrestos desde el lanzamiento, hace tres meses, de una acción conjunta entre Estados Unidos y otros países de la región.

Los republicanos no están convencidos y ponen en tela de juicio su política migratoria. “Estas muertes son imputables a Biden. Son el resultado de su política letal de fronteras abiertas”, atacó el gobernador republicano de Texas, Greg Abbott.

“Los traficantes de personas explotan las fronteras abiertas y los más vulnerables pagan con sus vidas”, dijo el senador de Texas Ted Cruz.

La llegada de migrantes se frenó durante la pandemia pero subió considerablemente tras la elección de Joe Biden.

El alcalde de la ciudad, Ron Nirenberg, lamentó “una tragedia horrible” y pidió que todo el peso de la ley recaiga sobre los culpables.

TRES DETENIDOS. Tres personas fueron detenidas, según el jefe de la policía. Pero “no sabemos si están vinculadas a esto o no”, precisó William McManus.

Se ha abierto una investigación federal por “sospecha de trata de personas”, anunció el Departamento de Seguridad Nacional.

Los guardias fronterizos participan en las investigaciones, afirmó su jefe Chris Magnus, para quien la tragedia ilustra “la desesperación de los migrantes dispuestos a poner sus vidas en manos de contrabandistas insensibles”. Se ha movilizado a unos 60 bomberos para ocuparse de los restos mortales y recibirán apoyo sicológico.

Los camiones como el que se encontró en San Antonio son un medio de transporte muy utilizado por los migrantes que quieren entrar en Estados Unidos.

En julio de 2017 se encontró a diez migrantes muertos en un remolque sobrecalentado en el estacionamiento de un supermercado cerca de San Antonio. El conductor fue condenado a cadena perpetua.

PAPA Y ONU. El papa Francisco expresó su “dolor” por las tragedias de migrantes, haciendo referencia a este drama y a la muerte de al menos 23 migrantes la semana pasada que intentaron entrar al enclave español de Melilla.

La ONU dijo estar “profundamente preocupada”. Esto “ilustra una vez más la necesidad crucial de vías legales seguras para la migración”, declaró en Ginebra una portavoz de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Ravina Shamdasani.

Dejá tu comentario