Política

Depuración en el Senado benefició a suplentes y generó reacomodo

En menos de un año de haber asumido la nueva legislatura se movió el tablero en la Cámara Alta, ya que cuatro titulares perdieron sus bancas por hechos de corrupción y fueron reemplazados.

Definitivamente este periodo legislativo, que se inició en julio del año pasado, tiene de parabienes a los suplentes de la lista sobre todo de la Cámara de Senadores, por la salida de los titulares, que hasta el momento suman cuatro.

El primero que fue reemplazado Luis Castiglioni, de Añetete, quien fue elegido senador titular pero está con permiso porque ejerce como ministro de Relaciones Exteriores. En su lugar había ingresado otro colorado pero que responde al cartismo, Enrique Riera Escudero.

Los demás senadores que quedaron fuera de la Cámara y reemplazados coinciden en que pesa sobre ellos denuncias sobre uso indebido de influencias.

Se trata de Oscar González Daher, también del cartismo, actualmente procesado y privado de su libertad en la agrupación especializada; Jorge Oviedo Matto, del Unace; el cartista Víctor Bogado, y recientemente, el llanista Dionisio Amarilla.

En reemplazo del luqueño ingresó el ex concejal Mario Martín Arévalo, quien se sumó al bloque de Añetete.

Hay que tener en cuenta que en el caso de que Castiglioni vuelva al Senado, entonces el que quedará fuera será justamente Arévalo. Es que con la salida de Daher, al ser en primero en la lista de suplentes, Riera es quien se queda con su banca.

En el caso de Oviedo Matto, hubo una pulseada entre colorados y liberales, atendiendo a que el oviedismo no tenía suplentes, ya que la lista solamente contempla 30 suplentes para 45 titulares.

El llanismo de la mano de la oposición, consiguió que la banca sea para uno de los suyos que es Abel González.

Los colorados ya querían ubicar en ese lugar al cartista Arnaldo Franco.

Este último finalmente quedó como titular, luego de que Víctor Bogado haya perdido su investidura por el polémico caso de la niñera de oro.

Otra pulseada que se dio fue por el lugar de Paraguayo Cubas, quien fue suspendido por 60 días sin goce de dieta por inconducta.

Como ninguno de los grupos tenía los números para hacer jurar a un suplente, el Senado quedó funcionando con 44 senadores. Está previsto que hoy vuelva Payo.

Ahora con la expulsión de Amarilla, el que ocupará su banca será otro liberal pero del efrainismo, Eusebio Ramón Ayala, quien ya asumirá desde el jueves, fecha en que se le estaría convocando para su juramento como titular.

En lista de espera. La lista podría seguir moviéndose porque aún hay algunos senadores que tienen cuentas pendientes con la justicia.

Es el caso específico del cartista Javier Zacarías Irún, quien está imputado, pero hasta el momento nadie pide su expulsión.

El mismo orondamente sin empacho estuvo votando por la pérdida de investidura de sus colegas, y hasta preside una de las comisiones más importantes del Senado, que es la de Asuntos Constitucionales, en la que se define justamente los dictámenes sobre pérdidas de investidura, además de ascensos policiales y militares, así como acuerdos internacionales y para embajadores.

En el caso qué se decida plantear su salida, entonces el suplente que está expectante, el colorado Ramón Retamozo.

Ayer, la senadora Desirée Masi, del Partido Democrático Progresista, aclaró en su facebook, que Zacarías Irún no tiene denuncia por uso indebido de influencias que es la figura para solicitar su expulsión. Explicó que Zacarías tiene acusación fiscal por falsificación de documentos y otra causa, en que aun no lo imputaron y que en su caso, tal como ocurrió con Víctor Bogado, solo si es que tiene condena se inicia el proceso. “Hay que empezar a exigir a la fiscalía y al Poder Judicial. El Parlamento no puede hacer de fiscales o jueces”, aclaró.

Otro pedido de pérdida de investidura que está pendiente es el de Patrick Kemper, de Hagamos, que fue acusado por el llanismo de buscar a través de Dionisio Amarilla beneficios para un amigo suyo propietario de estaciones de servicio.

Cómo Hagamos tampoco tiene suplentes, en caso que decidan la remoción de su senador, entonces la banca le correspondería al Frente Guasu, y podría ingresar el ex titular interino de Yacyretá, Miguel Fulgencio Rodríguez, hombre muy afín al líder de ese sector, el ex presidente Fernando Lugo.

De atrás para arriba. Otros dos que fueron beneficiados con bancas y que quedaron como titulares son Rodolfo Friedmann, en lugar del ex presidente Horacio Cartes; y Mirta Gusinky, quien ingresó en vez del actual titular de Yacyretá, Nicanor Duarte Frutos. Friedmann y Gusinky habían sido convocados para jurar por el entonces titular del Congreso Fernando Lugo, quien argumentó que ambos ex presidentes no pueden ser senadores titulares porque ya son senadores vitalicios.

Los cartistas hasta ahora están molestos y no pierden la oportunidad de denostar contra esta decisión y contra los senadores que se beneficiaron. Tanto Friedmann como Gusinky estaban en la lista de titulares pero ya no tuvieron cabida porque 17 senadores colorados fueron electos, y ambos figuraban en el 18 y 19 de la nómina de titulares.

Embed

Dejá tu comentario