16 abr. 2024

Debemos preservar la institucionalidad democrática

Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.

La organización IDEA Internacional presentó en 2022 un informe sobre el estado global de la democracia en el que concluía que la mitad de los gobiernos democráticos del mundo están en declive. Detallaba que la mayoría de los países de América Latina y el Caribe presentan un desempeño democrático de nivel medio, a excepción de cuatro, y entre ellos citaba a Paraguay por su bajo desempeño.

Tras ese informe, un ranking de las mejores democracias, elaborado por The Economist, ubicó a Paraguay entre los países con democracias defectuosas. En esta misma línea aparece en 2023 el diagnóstico del Latinobarómetro, en el cual hablan de una recesión democrática de América Latina. En aquel Informe de 2023 sostiene que Paraguay es el país con actitudes más autoritarias de toda la región, y llamaba la atención sobre el hecho de que el país es gobernado por el Partido Colorado desde el año 1948, y que apenas un periodo hubo una alternancia que fue interrumpida, a criterio de muchos, por un golpe de Estado parlamentario.

Esta democracia imperfecta, hoy en día seriamente amenazada por un retorno del autoritarismo y el copamiento de los poderes del Estado, fue capaz hace 32 años de lograr un gran pacto ciudadano cuando se formularon acuerdos con una nueva Constitución, que sin duda reflejaba los ideales democráticos, así como también el rechazo de la dictadura y todo lo malo que esta representa. Aquella Constitución estableció el equilibrio de los poderes, dando preeminencia ciertamente al Congreso, pero fue sobre todo un gigantesco “nunca más a la dictadura, nunca más a un Stroessner, nunca más la reelección”.

Ese visceral rechazo se fundamenta precisamente en el modo stronista de captura de las instituciones del Estado paraguayo por parte de la Asociación Nacional Republicana (ANR), Partido Colorado, uno de los pilares de la dictadura, y la identificación del partido con el gobierno, una perversión que todavía no la hemos superado, perversión que ha sido el germen del clientelismo, del prebendarismo y del autoritarismo.

Es por esto que hoy no podemos relativizar lo que llevó a cabo la bancada colorada cartista junto a sus satélites, la pasada semana, pues fue un duro golpe para el sistema democrático. Es sumamente grave que, precisamente, en el Parlamento Nacional no se permitan los debates, y que, en cambio, usen la mayoría para ajustar reglamentos y decidir arbitrariamente la pérdida de investidura de opositores. Este gesto supone un profundo y encarnizado desprecio por la Constitución y sus instrumentos, de otro modo no se explica que hayan forzado una mayoría de 23 senadores colorados y satélites para expulsar a un opositor, pero cuando les convino habían cambiado el reglamento para salvar a sus correligionarios bajando el requisito de votos. Lo que hicieron fue arbitrario y señala un camino que desemboca directa e irremediablemente en un gobierno autoritario. Un gobierno autoritario es dictadura, y solo en dictadura no se admiten las voces críticas ni el disenso. Estamos viviendo un proceso de acelerado deterioro de la institucionalidad democrática, precisamente cuando esta democracia que tanta sangre, dolor y lágrimas ha costado, cumple 35 años. Nos urge, por lo tanto, recuperar el respeto a nuestras instituciones y dotarlas nuevamente de la necesaria honestidad, profesionalidad, moral y ética.

Se debe reconstruir la confianza en las instituciones; la ciudadanía necesita ver en su clase política integridad, honestidad, decencia y compromiso, y las autoridades deben recordar siempre que su tarea es fundamentalmente servir al pueblo que lo ha elegido, y no servirse de él.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.