Revista Vida

Cultura con pies de barrio

Las calles de Asunción, evocadas por innumerables poetas, son recordadas en los versos de cada vate como tranquilas, seguras. Con Callecultura, instituciones y vecinos buscan recuperar el espíritu que recorría las arterias barriales. Nueva savia para una costumbre que no debe perderse.

Carlos Darío TorresPor Carlos Darío Torres

Lugar de convivencia para las familias y foco de reunión de los vecinos, en cada barrio la vía pública constituía también un punto de encuentro social, de esparcimiento, y escenario de manifestaciones culturales. ¿Postal de un tiempo irrepetible? No tanto, porque las iniciativas para recuperar la calle para la gente están ganando terreno a partir de esfuerzos oficiales y privados.

Uno de estos emprendimientos es Callecultura, que hoy tendrá su cuarta edición y que nació en 2015 como un esfuerzo conjunto entre instituciones vecinas de la calle Juan de Salazar. El objetivo de sus impulsores es rescatar la calle como espacio público común, de uso seguro para todas las edades, donde puedan crearse sitios de juego, expresión artística y cultural, y brindar un lugar en donde familias y amigos compartan una tarde diferente.

“La calle hoy en día es solo para autos, para el tránsito. Antes, cuando no solo era para eso, los chicos podían jugar a la noche fútbol o los vecinos estaban afuera, se encontraban, tomaban tereré. Hoy en día eso ya no se ve, solo se usa la calle para llegar de un punto a otro”, afirma Simone Herdrich, del Instituto Cultural Paraguayo-Alemán (ICPA), una de las instituciones involucradas en la iniciativa.

Arte y diversión

Durante el encuentro se desarrollan diferentes actividades y propuestas culturales y de recreación, en la calzada y las veredas de la calle Juan de Salazar, entre San José y Artigas. Las diferentes propuestas artísticas y culturales incluyen música en vivo, bailes, feria de libros usados, talleres y juegos para niños y adultos, murales, comidas y una gran variedad de propuestas, además de sorpresas.

“Hay varias instituciones ligadas a la cultura en ese tramo. Entre todas tuvimos la idea de realizar una actividad por año, cerrar esa cuadra y hacer juegos, exposiciones, manualidades”, recuerda Herdrich. Todo con este propósito en mente y con el objetivo de posicionar a la calle Juan de Salazar como uno de los ejes culturales de Asunción.

Las instituciones organizadoras de la nueva versión de Callecultura son el Anglo English, el ICPA Goethe Zentrum, el Colegio del Sol, Stael Ruffinelli de Ortiz English y El Granel. Como lo expresan en la promoción del acontecimiento, la invitación –dirigida a toda la ciudadanía– insta a asistir a “una nueva y energizante versión” de la actividad.

Simone también tiene claro en qué no desean que se convierta Callecultura: “No queremos una feria, esa es otra actividad. No queremos gente que venga a vender cosas, sino un espacio donde nos juntemos a hablar, a compartir tiempo libre”.

Los organizadores se sorprendieron cuando se realizó la primera edición de la actividad, ya que la respuesta de la ciudadanía superó las expectativas más optimistas. “El primer año ya tuvimos un éxito que no esperábamos. Y cada vez viene más gente. Nosotros contactamos con todos los vecinos para que también participen y se involucren, no solo como asistentes. Ahora algunos ya ponen sus mesas afuera, hacen juegos, dan clases de cocina. Y por supuesto, en ese sentido cualquier actividad es bienvenida”, añade Herdrich.

Callecultura2.jpg

Florece con cada primavera

El emprendimiento tiene como día de realización planeado el segundo fin de semana de setiembre, coincidiendo con el inicio de la primavera, o mejor, adelantándose a él, pero ya como una antesala de la que –para muchos– es la mejor estación del año, envuelta en el aroma y en los colores propios de la temporada, e impregnada de su espíritu.

En 2017, los organizadores recibieron el apoyo de la Municipalidad de Asunción, que suministró el escenario para la música. Este año esperan compartir la actividad con Rohayhuve che barrio, un programa de la Dirección General de Cultura y Turismo de la Comuna capitalina.

“El año pasado tuvimos que postergar y hacer dos semanas más tarde porque llovió. Nos sorprendió que igual venía mucha gente para la fecha proyectada inicialmente. Es que la familia busca lugares alternativos, donde se pueda pasar un tiempo con los niños y no hacer lo que la mayoría, irse al shopping. Nosotros pretendemos ofrecer un espacio alternativo”, destaca Simone.

Precisamente, son las precipitaciones pluviales las que a veces amagan con aguar, literalmente, el encuentro. La organizadora aclara que, como se desarrolla al aire libre, la realización de la iniciativa queda postergada si ese día se hace presente la lluvia.

¿Quiénes son los concurrentes más asiduos? A Callecultura acude gente de todas las edades, pero prevalecen en número las familias. Herdrich resalta que antes de que la calle se cierre, temprano, ya se hacen presentes los chicos con sus bicicletas y sus triciclos. Pero existe una franja a la que todavía hay que seducir: “Es más difícil interesar a los jóvenes, a los que tienen entre 16 y 17 años”.

Periodicidad

Cada edición de Callecultura requiere mucho trabajo y organización; por ello, el evento continuará siendo solo anual. “No pensamos todavía en hacer varias veces al año, porque cada institución tiene sus otras actividades y es mucho trabajo. Es cierto que la gente quiere que armemos muchas ediciones más, pero por el momento seguiremos así”, añade.

Replicar una iniciativa como Callecultura, en otros barrios de Asunción, sería ideal. Sus organizadores tienen la intención de ofrecerse para ayudar y apoyar la realización de actividades similares en otros puntos de la capital. “Si otros vecindarios quieren hacer lo mismo, nosotros les vamos a orientar sobre los pasos que tienen que dar, porque cerrar la calle requiere de un pedido a la Municipalidad. Solo tienen que contactar con nosotros”, explica.

Simone añade que a los responsables de otras organizaciones, “les pedimos un pequeño apoyo, porque hay cosas que debemos pagar, como la instalación de luces para que a la tardecita no esté tan oscuro, mesas que ofrecemos a la gente que quiera hacer manualidades; no ganamos ni un guaraní con esta iniciativa”.

Las actividades son gratuitas y las comidas tienen un precio accesible; la idea no es ganar dinero, sino que la gente encuentre qué comer. “Hay talleres para gente de la tercera edad, vamos a tener yoga, música, un escenario y puestos de comida”, destaca la organizadora.

“Asunción... en la calma de tus calles de un silencio evocador”. Federico Riera, como otros autores, le dedicó sus versos a la capital, resaltando esas características que la hacían un lugar apacible para el desarrollo de actividades familiares y comunitarias.

“Así la ciudad es más linda, más amable”, afirma Simone. Llevar la cultura a la calle y ponerla al alcance de la familia es una forma de elevar la calidad de vida de los habitantes de Asunción. Porque de barrio somos.

Fotos: Gentileza Callecultura.

..................

Actividades

Clases de cocina alemana, pintura para niños, teatro callejero, marionetas, origami, juegos y danzas en la calle, disfraces, caritas pintadas, yoga, taller de artesanía, música.

Lugar: Calle Juan de Salazar entre Artigas y San José.

Dejá tu comentario

en destaque