20 feb. 2024

Costumbres locales

En estos días en que todos vamos a empezar a extrañar el entusiasmo por los Juegos Odesur, les comparto una anécdota. Sucedió en la zona del puerto, ahí donde más o menos se inicia la Costanera de Asunción.

Vi caminando muy animadamente a un grupo que parecía de deportistas, que cruzaban tranquilamente una calle, por encima de la franja peatonal, como corresponde... cuando apareció un auto detrás de ellos, con su respectivo conductor paraguayo, esto es, un tipo prepotente y maleducado que no halló mejor manera de demostrar modales que presionar insistentemente la bocina.

Los muchachos y chicas que iban cruzando la calle no se inmutaron y siguieron caminando mientras sonaba el estruendo de la bocina del troglodita, pero sí miraron al conductor nerviosito y lo saludaron con entusiasmo.

Me quedó la duda de si lo hicieron para burlarse de él o si creyeron que el sujeto los estaba saludando con sus bocinazos. En fin...

Como sabemos, fueron dos semanas bien moviditas. Los Juegos Odesur resultaron una sorpresa, por la organización, y sobre todo por el entusiasmo muy pocas veces visto. Porque con la salvedad de aquellos tiempos en que la selección paraguaya de fútbol clasificaba para un Mundial, no se veía la emoción por los colores patrios. Y vaya si ya se extrañaban esos momentos en que, al menos por un rato dejamos de lado el Olimpia-Cerro para ser todos paraguayos nomás y sentir un poco de orgullo y esperanza.

Mientras la gente común asistía en persona o por televisión a las competiciones, y se emocionaba con Tiríka haciendo deportes o bailando —a pesar de ser una especie amenazada y todo eso—, unos cuantos de miles de visitantes habrán experimentado todo tipo de vivencias en nuestras ciudades, y, particularmente, en Asunción.

Una de nuestras costumbres vernáculas, como el tereré o creer en el Pombéro, es pintar el asfalto con unas rayas blancas gruesas. Estas rayas se ubican por lo general en las esquinas, y reciben el nombre de franja peatonal o paso de cebra y su propósito, a diferencia de lo que sucede en el resto del mundo civilizado, es meramente decorativo.

Por eso me pregunto, ¿cuáles otras emocionantes experiencias habrán vivido los visitantes, que por dos semanas recorrieron nuestras calles? Porque claro que ellos no sabían que por acá, esa franja es solo un adorno del asfalto; que la municipalidad pinta esas rayas de onda nomás... porque no solo sabe que no sirve para nada, sino que además y sobre todo, no hace nada para que pueda ser útil; es decir, no hace campañas educativas para que los conductores sepan para qué sirve el paso del peatón.

Quienes vivimos aquí sabemos que la experiencia de intentar cruzar una calle, incluso sobre la franja peatonal, es casi un deporte de riesgo. A diario nos encontramos con la camioneta gigantesca con un tipito acomplejado al volante que te cierra el paso porque eso es parte de la dura vida de un peatón.

Como cuando caminamos por las veredas rotas y nos encontramos con autos estacionados sobre la vereda taponando el camino de los peatones que se ven obligados a descender al asfalto, corriendo el riesgo de que se los lleve puesto algún vehículo. O como cuando llueve, nunca falta algún idiota que pasa raudo muy cerca de la acera y aprovecha el raudal para provocar una catarata de agua sucia que empapa a quienes aguardan el transporte público, un clásico.

Por cierto, ahora que se terminó Odesur, desaparecieron los policías que custodiaban las calles del microcentro, así que, ¡atajate, Catalina! que volverán no las oscuras golondrinas de Becker, sino los ladronzuelos y motochorros a asolar a los desprevenidos peatones que aguardan el bus en una oscura y olvidada esquina. Esa falsa sensación de seguridad, sin duda, la vamos a extrañar como también la ilusión de que somos algo más que un paisito ocupado por la mafia.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.