27 may. 2024

Contrataciones Públicas desnuda relajo para convocar a licitaciones

Importantes ministerios, como Salud, Educación y Obras Públicas, realizaron un promedio de 2 a 5 licitaciones durante el 2020. La mayor cantidad de concesiones tuvieron lugar en diciembre.

Postura. Pablo Seitz propuso reglamentar disposición.

Postura. Pablo Seitz propuso reglamentar disposición.

La Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) desnudó el débil compromiso de las instituciones del Estado, ya que remitió a todos los entes gubernamentales preocupantes indicadores que dejan al descubierto la desidia en la programación de los procesos licitatorios.

Grandes ministerios, como Educación, Salud y Obras Públicas, realizaron escasos llamados a licitación durante todo el 2020 –un promedio de 2 a 5 llamados por mes–, principalmente en el área sanitaria que más necesidades registró a mediados del año pasado por la pandemia del Covid-19, según datos estadísticos del Programa Anual de Contrataciones (PAC) de la DNCP. En una suerte de apurón para no perder sus fondos, la mayoría de las adjudicaciones de las instituciones se concretaron en diciembre, revelando así un modus operandi desprolijo que se arrastra desde hace varios años.

SALUD. El Ministerio de Salud previó realizar 577 licitaciones en 2020, de las cuales convocó 424 y solo adjudicó 251 contratos, que es menos de la mitad de lo que programó el año pasado. Es así que ejecutó 73% de lo previsto por valor de G. 982.733 millones.

Durante la emergencia sanitaria y la dura cuarentena de abril a junio del 2020, Salud solo adjudicó 17 contratos de las 577 licitaciones previstas, y llamativamente la mayor cantidad de concesiones llegó a 117, todas estas dadas en el último mes del 2020, de manera a no perder el presupuesto anual en materia de compras públicas.

Asimismo, se impugnaron 38 convocatorias, de las cuales ocho fueron canceladas y 30 quedaron desiertas, que podrían deberse a fallos en la preparación de los pliegos de bases y condiciones, además de registrar un promedio de tres oferentes por llamado.

OTROS. El Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) tenía programado realizar 162 llamados en materia de compras públicas, de los cuales solo convocó 87 y finalmente adjudicó 44 contratos. Es decir, su nivel de ejecución en base a lo planificado alcanzó 54%, equivalente a G. 3,2 billones, y la mayoría de sus contratos, unos 22, se firmaron en diciembre.

Pese a realizarse numerosas obras de gran envergadura, en su mayoría de contratos firmados en años anteriores, entre enero y noviembre de 2020 el promedio de adjudicaciones solo fue de dos llamados por mes. Asimismo, el MOPC tuvo 12 procesos de impugnaciones en sus llamados, de los cuales cuatro se cancelaron y dos quedaron desiertos.

El Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) cumplió solo el 38% de lo previsto, ya que de los 163 llamados programados, solo efectuó 62 y adjudicó 43, con un promedio de tres adjudicaciones por mes en todo el 2020.


Falencias salpican a todos los entes
El Ministerio de Hacienda programó 121 licitaciones, de las cuales llamó 107 para la convocatoria de ofertas y llegó a adjudicar 98 contratos, con una ejecución de lo programado de 88%, por la cifra de G. 66.332 millones. Llegó a un promedio de seis adjudicaciones de enero a noviembre. Petropar previó unos 128 procesos licitatorios, de los cuales convocó 103 y finalmente adjudicó solo 85, alcanzando un 80% de ejecución de su PAC, por valor de G. 1,6 billones, aglutinando 38 de sus adjudicaciones en diciembre pasado, con un promedio de tres oferentes.
La Presidencia de la República programó 52 licitaciones, de las cuales realizó 35 y adjudicó solo 29, llegando a un 67% de ejecución de su PAC, por la suma de G. 855 millones, concentrando unas 7 adjudicaciones en diciembre.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.