Sociales

Consideraciones generales sobre un año escolar atípico

 

Para la sicopedagoga Mabel Sánchez, el ciclo escolar 2020 se vio profundamente conmocionado a partir del advenimiento de la pandemia del Covid-19 y las medidas de prevención adoptadas. “En cuestión de horas la cotidianeidad de cada uno de nosotros experimentó transformaciones que, hasta el momento, eran impensadas”, señala.

Y la sociedad en un primer momento tuvo al miedo como gran protagonista, llevando a las personas a abocarse a conocer las características del nuevo virus que impactó de un modo brutal en toda la humanidad, indica. Esta misma nueva realidad también dio vueltas el modo de recibir educación y para ello la profesional explica varias consideraciones al momento de valorar el sacrificio de la comunidad para tratar de adaptarse.LA SOCIALIZACIÓN “La clásica respuesta ante la pregunta a un estudiante sobre qué es lo que más le gusta del colegio es ´el recreo´. Porque es en el recreo donde socializa, donde comparte los mejores momentos con esos pares con los que convive diariamente durante años”, destaca Mabel. Al momento que agrega que “el colegio es la institución donde se realizan los primeros ensayos de vida en una comunidad diversificada en valores, costumbre, creencias, hábitos”. Entonces con las clases virtuales se pierde y transforma la forma conocida de socialización y agrega que “esto parece imposible de realizar en la virtualidad donde podemos elegir cuidadosamente con quién queremos estar y dónde sin más podemos bloquear y hacer desaparecer a quien nosotros queramos”, concluye. LA REALIDAD Y LA COPIA “En los grados inferiores, las tareas se reciben virtualmente, pero se realizan en cuaderno de doble raya cuidando una caligrafía totalmente perimida en épocas de escribir en un teclado, y sin nada de enseñanza del uso de este último”, agrega Mabel. Al momento de calificar que “esto se podría enmarcar en una falta de respeto como mínimo y como grave disociación entre la realidad y las creencias desde otro punto de vista”. Además sobre copiar en los exámenes, refiere que sigue estando a la orden del día ignorando que el copia y pega es la gran institución de la informática. AFECTO, RESPETO Y ACCESOEl respeto y el afecto resultan muy difíciles de sostener en las formas en que los conocemos. Habrá que crear otros modos fundados en la atenta escucha de los deseos y necesidades de nuestros educandos, el espacio necesario para la expresión de sus necesidades o ansiedades, la flexibilización de las antiguas exigencias, el mostrarse en toda la humanidad del docente para cobijar toda la humanidad de los y las personas que son nuestros estudiantes, recalca la sicopedagoga. “Todos y todas estamos transitando caminos desconocidos y abriendo huellas nuevas con nuestra experiencia. Es realmente un gran momento para, de verdad, ser la comunidad educativa que pregonamos ser, donde todas las voces sean escuchadas y valoradas”, apunta. Para Sánchez, la disciplina entonces debe ser repensada. ”Repensar nuestras prácticas disciplinarias para trascender aquello de quedarse quietos y en silencio y apuntar a la autodisciplina necesaria para mantener el objetivo de aprender y no solo de cumplir las tareas requeridas”, agrega. Y en ese camino dice que es necesario mostrar la importancia y la necesidad de adquirir conocimientos y no solo información, de utilizar bien el tiempo dedicado a la escolaridad ya sea sincrónica o asincrónica, fortalecer la autoconfianza y el autocontrol y desafiar la creatividad de los docentes en la coyuntura educativa. FIN DE CURSO E INICIO ATÍPICOParticularmente los alumnos y alumnas que transitan los primeros y los últimos cursos de la educación formal son afectados en esta realidad. Los más chiquitos creando hábitos de escolarización totalmente atípicos y de dudosa aplicación en su futuro escolar y los mayores desprendiéndose de aquello que habían fantaseado durante los largos años de asistencia escolar. Los viajes de fin de curso, los homenajes de los compañeros que los despiden, los festejos y las despedidas constituyen un cierre simbólico de una etapa de vida. Son rituales culturales que facilitan el pasaje armónico a otro estadio de vida, el universitario y el mundo laboral los están esperando, refiere la profesional Hoy, en cambio, aparecen como un duelo de lo que, posiblemente no se pueda vivenciar. Los adultos cercanos pueden acompañar este proceso mostrando la máxima empatía, permitiendo la expresión de las angustias y necesidades con una escucha amplia y comprensiva, validando los sentimientos que aparecen, sin juzgar y otorgando el necesario espacio para el diálogo. Confiar en la creatividad del adolescente que es un nativo digital y que está implementando toda clase de encuentros virtuales para suplir la presencia de la que está privado por el momento, es la tarea de padres y madres. En este ámbito Mabel enfatiza, que hay que recordar que enseñamos con el ejemplo más que con las palabras, el modo en que nosotros atravesemos esta situación será determinante en el modo que lo hagan nuestros hijos e hijas. Mantengamos el buen humor y el optimismo como armas en pos de la buena salud mental, concluye.

Educación en tiempos de Covid, aprender dentro de una nueva forma que se construye día a día y sobre la marcha.

Opiniones
Título opinión mgmgmgmg Mgmgmgmgmgmgmgmgmg
Texto opinión

Título opinión mgmgmgmg Mgmgmgmgmgmgmgmgmg
Texto opinión

Dejá tu comentario