12 jul. 2024

Con renovación buscan aumentar seguridad y durabilidad de billetes

Renovación de billetes que anunció el BCP servirá para mantener la seguridad de los mismos y su durabilidad. Conozca mayores detalles del proyecto que pretende renovar la familia del guaraní.

billetes guaranies dinero.jpg

La familia actual fue introduciendo billetes de forma separada y con varios años de diferencia.

Foto: Andrés Catalán.

El Banco Central del Paraguay (BCP) anunció días atrás el proyecto de renovación de la familia de billetes del guaraní, en el marco del aniversario 79 de la moneda nacional.

La banca matriz informó que, a través de esta iniciativa, se busca modernizar los billetes con modernas y novedosas medidas de seguridad y presentar al guaraní en un nuevo diseño, con formato homogéneo entre las diversas denominaciones y con los personajes, naturaleza, fauna, flora y motivos que transmiten la identidad nacional.

La familia actual fue introduciendo billetes de forma separada y con varios años de diferencia, siendo el último en ser agregado el de G. 5.000 en sustrato de polímero. En promedio, las actuales denominaciones de billetes llevan casi 30 años circulando, con un mínimo de edad de 11 años y un máximo de 59 años.

Justamente, la vigencia prolongada de los diseños y otros aspectos provocaron la modificación de los formatos de las distintas denominaciones (seis en total), causando que los billetes en la actualidad no sean homogéneos entre sí. Con el objeto de corregir las distorsiones, el BCP propone el cambio en los papeles.

Qué sí y qué no. La nueva familia de billetes no significará la eliminación de ceros a las denominaciones, los cuales mantendrán el mismo valor nominal de los billetes actuales, según aclararon desde el Central. Tampoco habrá variaciones en el cono monetario, manteniendo el que hoy existe (G. 2.000, G. 5.000, G. 10.000, G. 20.000, G. 50.000 y G. 100.000).

Por otro lado, sí se prevén otras modificaciones que ya fueron anunciadas. Así, una de las variantes principales es del tamaño. La decisión tomada al respecto es incorporar medidas diferenciados en el largo de los billetes, para favorecer el reconocimiento de los mismos por aquellas personas con dificultades en la visión.

Otra de las decisiones importantes pasa por la definición del material o del sustrato a utilizar. En este aspecto se mantiene el sustrato de los billetes en un formato mixto, donde los billetes de menor valor serán fabricados en sustrato de polímeros.

Finalmente, un punto a definir sobre la selección de personajes y los motivos a incorporar en la nueva familia de billetes. En el anverso del billete se decidió mantener a la mayoría de los personajes actuales, agregando algunos nuevos, pero en el reverso se incorporarán motivos que van definidos por ecorregiones del país, con sus características de paisajes que incorporan la fauna, la flora y artículos que representan el patrimonio cultural inmaterial de la nación.

  • 2.000 - El billete de menor denominación dentro del cono monetario será el más corto de la familia, hecho en sustrato de polímero.

  • 5.000 - El segundo billete de la familia nueva será más largo que el de G. 2.000, para así favorecer su identificación al tacto.

  • 10.000 - La principal novedad en cuanto a este billete será el material, ya que pasará a ser del mismo que usan el G. 2.000 y G. 5.000.

  • 20.000- En el caso de este billete la única novedad conocida también se relaciona al largor. Su material será aún sustrato de algodón.

  • 50.000 - También de sustrato de algodón. Será más largo que el de G. 20.000 y el segundo más valioso en el grupo del papel moneda.

  • 100.000 - Con la renovación de la familia de billetes, será el más largo de todos, ya que seguirá siendo el de mayor denominación.
Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.