20 feb. 2024

Con las niñas pobres, sí

Ayer se confirmó que una niña de 4 años, con rastros de haber sido abusada repetidamente, falleció en el Hospital de San Estanislao. La niña pertenecía a una comunidad Avá Guaraní de Yataity del Norte, en San Pedro. Según la forense del Ministerio Público, tenía rastros de lesiones antiguas y recientes de abuso sexual, además de hematomas y laceraciones en varias partes del cuerpo.

La semana pasada un hombre con orden de captura por abuso sexual fue detenido en Guairá. Con él fue hallada una niña de 12 años, quien había sido reportada como desaparecida. El sujeto de 30 años tenía orden de captura por abuso sexual en niños. La niña fue enviada nuevamente junto a su madre, por disposición del agente fiscal.

Unos días antes, la Fiscalía imputó y solicitó prisión preventiva para un padrastro por el presunto hecho punible de abuso sexual en niños contra su hijastra de 7 años. La pequeña habría resultado víctima de abuso sexual por parte del hombre, quien supuestamente aprovechó la situación de indefensión para manosear a la niña, según la denuncia de la propia menor de edad a su madre. La madre llevó a su hija al hospital para una evaluación física, y ahí se comprobaron las lesiones.

El 1 de noviembre, un docente fue detenido por supuesto abuso sexual en niños en el distrito de Naranjal, Departamento de Alto Paraná. El abuso sexual se produjo en una escuela pública del distrito de Naranjal en el 2016 cuando el hombre era el director de la institución educativa. La víctima tenía 10 años.

El 29 de octubre un hombre que se desempeñaba como portero de una escuela fue imputado por abuso sexual de una niña de 5 años. La maestra, quien fue testigo del hecho, también fue detenida e imputada, pues decidió guardar silencio y no denunciar.

El 26 de octubre, el Departamento de Interpol detuvo a un hombre que tenía orden de captura a nivel nacional e internacional como sospechoso de abuso sexual en niños. En agosto del 2013, el ahora procesado compartía domicilio con su pareja; cuando ella se encontraba de vacaciones en Bolivia, aprovechó las circunstancias y contactó con la sobrina de su pareja, una niña de 12 años, y presuntamente abusó de ella en reiteradas ocasiones.

A mediados del mes de octubre quedó al descubierto el escandaloso caso de la pareja que invitaba a niñas de familias humildes a desayunar cocido con galletas como excusa para que el hombre abusara de las pequeñas de entre 4 y 11 años, mientras su cómplice observaba el hecho. Sucedió en Caaguazú y el abuso se repitió en varias ocasiones.

El descubrimiento se realizó cuando algunas de las víctimas tuvieron que ser atendidas en un hospital al presentar sangrados. Según la investigación, los abusadores les daban dos mil guaraníes y las amenazaban para que guardaran silencio. En principio, hallaron nueve víctimas, pero podrían ser muchas más. En este caso, gracias a una vecina que escuchó gritos en la casa se pudo intervenir; la vecina encontró al abusador en el acto junto a su hijastro, a la vista de su pareja.

En esa misma semana en que cayeron los violadores seriales de niñas, se denunció otro tremendo caso. Este involucra además al microtráfico y la explotación sexual de indígenas menores en situación de calle. Una investigación periodística de Telefuturo puso al descubierto el sistema de captación de indígenas adolescentes por parte de los traficantes de drogas, quienes aprovecharon el abandono en que viven los nativos y los reclutaron para distribuir drogas para el clan Rotela.

Sabemos bien que nadie va a marchar por la vida de la niña de 4 años violada repetidamente. Porque en realidad a nadie le importan los niños pobres de este país. Ni al Estado, que tiene instituciones y recursos y aún así no hace lo suficiente; ni a los hipócritas, que gritan su vacía letanía como posesos “¡con nuestros niños no!”, y corren enseguida a fabricar más humo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.