27 feb. 2024

Combatir normalización de la corrupción en la política

Mientras el presidente de la República realiza uno de sus últimos viajes antes de traspasar el poder, el Paraguay una vez más ha quedado a cargo de un presidente en ejer- cicio, Hugo Velázquez, quien hace casi un año fue designado como significativamente corrupto por el Departamento de Estado de EEUU. Sumado a ese hecho se cuenta el actual tembladeral causado por la imputación de un diputado colorado que fue reelecto, pero como senador. La normalización de la corruptela en la esfera política pone en riesgo el sistema democrático.

Las elecciones para el periodo 2018-2023 establecieron en Paraguay un infortunado récord. Aquella jornada electoral resultó funesta para la democracia y el estado de derecho, pero exitosa para la impunidad.

Once congresistas, entre diputados, senadores y parlasurianos, imputados o acusados por el Ministerio Público por presuntamente cometer diversos hechos de corrupción, fueron electos, y aquella fue la primera vez en la historia contemporánea que un Congreso iniciaba un nuevo periodo con tantos procesados en las bancas. Posteriormente, algunas de las causas contra quienes integraban esta lista se fueron extinguiendo, gracias a las chicanas y a las dilaciones

Otro hecho digno de mención sucedió entre los años 2028 y 2021, cuando en el Parlamento Nacional fueron propuestos, debatidos e incluso aprobados dudosos proyectos de ley para reglamentar el Artículo 201 de la Constitución Nacional sobre la pérdida de investidura, estableciendo una suerte de doble cerrojo ante una posible expulsión de sus miembros. Afortunadamente, ninguno de estos han prosperado.

Con una ley de autoblindaje no sería posible que legisladores denunciados por aparecer involucrados en casos de tráfico de influencias o hechos de corrupción pudieran ser expulsados del Poder Legislativo, sea a través del procedimiento de pérdida de investidura u obligados a renunciar, como ha ocurrido en algunas ocasiones.

Una parte importante de la carga de responsabilidades para que una persona acusada o imputada pueda llegar a ocupar un curul en el Congreso la tiene nuestra propia Justicia. Es sabido que varios casos ligados a investigaciones sobre presuntos hechos de corrupción, que involucran a reconocidos dirigentes políticos, terminan en el pantano jurídico. Estas causas judiciales avanzan muy lentamente, gracias a las chicanas.

La impunidad se ha convertido en una marca registrada en el Paraguay. De la mano de la Justicia que solo beneficia a algunos pocos y deja desamparado al resto de la población, nos hemos convertido en un país poco serio.

Hoy, el presidente de la República está fuera del país y la oficina quedó a cargo el vicepresidente Hugo Velázquez, quien hace casi un año se sumó a la lista de calificados como significativamente corruptos. La designación de Velázquez se habría debido al ofrecimiento de soborno a un funcionario público y la injerencia en procesos públicos.

Para marzo de este año, ya eran nueve los declarados significativamente corruptos. Los últimos tres fueron: Édgar Melgarejo, ex presidente de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac); Jorge Bogarín Alfonso, miembro del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados, y Vicente Ferreira Rodríguez, funcionario del Poder Judicial.

En este país tan poco serio, si la Embajada americana no señala a algún político o funcionario por corrupción, las instituciones locales poco hacen para investigar estos hechos. Uno de estos es el caso del actual intendente de Asunción, quien antes de las elecciones enfrentó un escándalo –que no trascendió al ámbito judicial– cuando documentos fueron expuestos y mostraron indicios de irregularidades en el manejo de los fondos públicos, presuntos sobrecostos y dudas sobre la selección de las empresas con la designación de proveedores. Óscar Nenecho Rodríguez nunca fue investigado y después ganó las elecciones.

Es por eso que este proceso de normalización de la corrupción en la esfera política y su hermana la impunidad socavan a diario los cimientos del sistema democrático, pues es inaceptable y vergonzoso que en el Paraguay se señalen corrupción e irregularidades y todo siga igual.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.