Política

Clan Da Mota: Una oscura red tras las empresas legales

 

PEDRO J. CABALLERO Y PONTA PORÃ

A las 7 de la mañana del martes 19 de noviembre varias camionetas frenaron frente a la lujosa mansión de Antonio Joaquim da Mota, reconocido empresario industrial y ganadero, en avenida Brasil y Jorge Roberto Salomão, en la ciudad brasileña de Ponta Porã, vecina a la localidad paraguaya de Pedro Juan Caballero.

“Escuchamos ruidos y gritos. Salimos a mirar y pudimos ver a varios policías armados y equipados como en las películas, que saltaban la muralla y entraban a la casa, dando órdenes de ¡alto!”, narra Moacyr, vecino de la exclusiva residencia.

El poblador asegura que nunca vería a su influyente y millonario vecino salir esposado como un delincuente común y ser alzado a una patrullera policial, menos aún a su elegante esposa, la reconocida socialité Cecy Mendes Goncalves da Mota. Al mismo tiempo, en São Paulo era detenido el hijo de ambos, Antonio Joaquim Mendes Goncalves da Mota y en Río de Janeiro el hijo de Cecy e hijastro de Toño, Orlando Mendes Goncalves Steidile.

Solo la hija de Toño y Cecy, también llamada Cecy Mendes Goncalves da Mota (Cecyzinha), quedó fuera de las órdenes de prisión por la Operación Patrón Lava Jato, que además incluía órdenes de prisión contra el también poderoso empresario fronterizo Felipe Cogorno, principal propietario de la afamada cadena de megatiendas Shopping China, y del propio ex presidente paraguayo Horacio Cartes (orden de prisión que luego sus abogados lograron levantar). Si la detención fue una sorpresa, también lo fueron los cargos que la Policía Federal y el Ministerio Público empezaron a difundir contra los miembros del ahora denominado clan Da Mota.

CONTRABANDO DE CIGARRILLOS

Última Hora tuvo acceso a la versión completa del Expediente Messer. Según el relatorio, elaborado por la Policía Federal brasileña, Antonio Joaquim da Mota es propietario de la Fazenda Urucum, en la región de Tres Palos, Paraguay, manejado por su hermano José Rivassi.

“En esta propiedad se realizan los cargamentos de camiones y carretas de cigarrillos que son introducidos al territorio brasileño por el municipio de Antonio João (Mato Grosso do Sul)”, destaca, mencionando varias otras vías por donde se produce el contrabando de marcas de cigarrillo. Agrega que el tráfico se hace posible con el pago de “propinas” a policías de Paraguay y Brasil.

Durante el allanamiento de la mansión de los Da Mota en Ponta Porã, la Fiscalía halló una agenda en donde constan pagos de coimas a policías de Amambay e incluso a agentes de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) del Paraguay, con sumas que ascendían a 18,8 mil dólares.

Varias de sus estancias en el Paraguay cuentan con pistas aéreas. De una de ellas partió el avión privado que en octubre de 2018 llevó en forma secreta a Darío Messer a São Paulo, luego de cuatro meses de mantenerlo oculto en propiedades de los Mota en Pedro Juan y Ponta Porã.

EL INICIADOR DEL CLAN

La historia de los Da Mota en la frontera de Amambay se inició en los 70 y 80, con la llegada del bahiano Joaquim da Mota, más conocido como Joaquinziño, quien empezó a adquirir propiedades rurales en donde se dedicó al acopio de gran parte de la producción de soja y granos de Amambay, Concepción y San Pedro como principal fachada. También se dedicó a la ganadería, aunque su verdadero negocio era la producción y comercialización ilegal de la marihuana.

El abogado Adalberto Fox, juez de Pedro Juan en los año 80, fue el único magistrado fronterizo que durante la dictadura stronista se atrevió a procesar por narcotráfico a altos jefes militares y a personas con mucho poder, como el general Andrés Rodríguez, el general Alejandro Fretes Dávalos, los “empresarios” Fadh Yamil y Adilson Rosatti, entre otros, lo cual hizo que fuera removido del cargo. Fox también procesó a Joaquinziño da Mota y lo envió a la cárcel, hasta que el juez Pablo Ibarra volvió a liberarlo, al igual que a otros procesados.

Joaquinziño, ya fallecido, es el padre de Antonio Joaquim da Mota. “En nuestras investigaciones, cuando era juez de Pedro Juan, descubrimos enormes plantaciones de marihuana en las propiedades de Joaquinziño da Mota. Él era el segundo en la jerarquía del narcotráfico en Amambay. El primero era Fadh Yamil, el tercero era Adilson Rosatti y el cuarto era João Morel. Yo lo procesé y lo envié a la cárcel a Joaquinziño, luego el juez que me sustituyó le dejó en libertad”, recuerda Fox.

En esa época, Joaquinziño da Mota presentó títulos de al menos 96 propiedades rurales, cuyas extensiones abarcaban de entre 4 mil a 50 mil hectáreas. “El gran negocio era la triangulación de la soja, combinada con el tráfico de drogas. Joaquinziño llegó a acumular una enorme fortuna que heredó su hijo, Antonio Joaquim da Mota, ahora involucrado con el caso Messer. De los años en que estuve como juez a esta época, el narcotráfico y el crimen organizado no ha hecho más que aumentar en el Paraguay”, destaca Fox.

EMPRESAS BLANCAS Y NEGRAS

En el expediente de la Policía Federal sobre el Operativo Patrón-Lava Jato se detalla que, al igual que muchos “empresarios de frontera”, los Da Mota son propietarios o poseen acciones de reconocidas empresas legales, como Frigoforte, Silverbeef, FrigoNorte, Agroganadera Aquidabán SA, Casa de Carne Novilho de Ouro, Transportadora Mota, pero por detrás se mueve una oscura red de presuntos hechos delictivos.

Existe una detallada relación de las operaciones financieras que Antonio da Mota y miembros de su familia realizaron para ocultar 232 mil dólares y mover los activos del Doleiro Dario Messer (que publicaremos en próximas entregas), como para ayudarlo a escapar de la Justicia, proveyendo incluso documentos falsos. Pero la acusación va más allá, ya que sostiene que Antonio Joaquim, el hijo de Toño, sería socio del narcotraficante Sergio de Arruda, alias Minotauro.

“Hay conexiones de los mismos con el tráfico de drogas y armas y contrabando de cigarrillos”, apunta el informe, una grave acusación que deberá ser sostenida en el avance de la investigación. Mientras, en Pedro Juan, muchos ya niegan haber sido amigos de los Da Mota.

La investigación conecta a Orlando Stedile con el tráfico de armas

Mientras Antonio Joaquim da Mota y su esposa eran detenidos en Ponta Porã, en la frontera con el Paraguay, el hijastro del ganadero e industrial Orlando Stedile Mendes Goncalves era detenido por otro equipo de la Policía Federal en Río de Janeiro.

Además de haber ayudado a su madre y a su padrastro a ocultar el dinero del Doleiro prófugo Dario Messer, Orlando aparece involucrado en el tráfico de armas, ya que los investigadores encontraron pedidos de compra de parte de Orlando y su hermanastro Antonio Joaquín de 10 rifles de asalto AR-10 de uso militar, que luego lo cambiaron por un pedido de dos fusiles G36 calibre 5.56 de fabricación alemana, en contacto con un traficante de armas identificado como Ricardo Mauricio Barroso Branco.

En fotos confiscadas durante el allanamiento a la casa de los Da Mota aparece Orlando manipulando armas automáticas de gran poder de fuego, sin que el mismo posea autorización alguna para portarlas.

Diputado Acosta niega que haya cenado con Messer

En diálogo con Radio Monumental, el diputado de Colorado Añetete por Amambay Juancho Acosta negó ayer ser el hombre a quien se ve de espaldas en la fiesta de cumpleaños de Dario Messer, publicada en la víspera por ÚH.

“Yo no estuve ahí, no tengo ninguna amistad con Dario Messer y mucho menos con Antonio Da Mota”, aseguró, alegando que la versión proviene de sus enemigos políticos.

Sin embargo, una fuente de Amambay aseguró ayer que Nilda Acosta, jefa regional de la ANDE y hermana de Juancho admitió en círculos políticos que ella también estuvo con su hermano en la famosa cena, pero que habían acudido sin saber quién era Messer. La versión no pudo ser confirmada.

Aclaran que no es dueño de Frigorífico Concepción

El abogado Pedro Ovelar, representante legal del Frigorífico Concepción, aclaró ayer que la empresa cárnica no tiene relación alguna con Antonio Joaquim da Mota, a quien se mencionó en el reportaje publicado por Última Hora como uno de los accionistas.

La información había surgido de varias fuentes durante la investigación, vinculando operaciones de otros frigoríficos de Paraguay y Brasil en donde sí aparece Da Motta como accionista (FrigoNorte, Frigoforte, Silverbeef), pero no se hallaron registros que confirmen el dato.

Ovelar, quien además es abogado del ex presidente Horacio Cartes (también involucrado en el caso Messer y Operativo Patrón), pidió que se rectifique la información.

Dejá tu comentario