20 jun. 2024

Científicos alertan que el ozono ya amenaza la biodiversidad mundial

La contaminación por ozono en la atmósfera va en aumento y en el año 2100 ya causará daños en la biodiversidad mundial, especialmente en la cuenca del Mediterráneo, el sur de Asia y África ecuatorial, según un estudio en el que ha participado el ecólogo español del Centro de Investigación Forestal y Aplicaciones Ecológicas (CREAF) Josep Peñuelas.

Ozono.jpg

El ozono (O3) es un gas muy oxidante y en altas concentraciones afecta la salud de los seres vivos.

Foto: EFE

El trabajo, que publica la revista Science Advanced, alerta que el ozono disminuye el valor nutricional de las hojas y altera los mensajes químicos de los seres vivos, por lo que su aumento provoca un efecto en cascada que acaba modificando las poblaciones de insectos y microorganismos del suelo.

El ozono (O3), que es un gas muy oxidante y en altas concentraciones afecta la salud de los seres vivos, está aumentando en la atmósfera, lo que supone una amenaza porque altera la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas terrestres y la biodiversidad de plantas, insectos y microorganismos.

El estudio presenta unos resultados inéditos que concluyen que en 2100 las zonas del mundo con más endemismos, como la cuenca mediterránea, las islas del Atlántico del hemisferio norte, Etiopía, África ecuatorial, la costa de la India, el Himalaya, el sur de Asia y Japón, serán las zonas que más sufrirán los efectos de este contaminante oxidante en su biodiversidad.

En el estudio, liderado por Evgenios Agathokleous, profesor de la Nanjing University of Information Science & Technology (NUIST), han participado una veintena de investigadores de todo el mundo, entre ellos el español Peñuelas, profesor del CSIC en el CREAF, premio Rey Jaume I en 2015 y premio Ramon Margalef de Ecología de 2016.

Los investigadores han hecho una revisión de los artículos más relevantes sobre este gas invisible y los han complementado con experimentos reales, sometiendo organismos vivos a diferentes concentraciones de ozono.

Los resultados han demostrado que cada planta tiene una tolerancia diferente a este gas y que cuando una zona se expone a altas concentraciones de ozono la composición de las plantas cambia porque algunas se debilitan y son desplazadas, unas mueren y otras resisten y se vuelven predominantes.

El estudio demuestra que las plantas en general sufren cambios en la química de sus hojas, en los compuestos olorosos que segregan, en su crecimiento y vigorosidad y en su valor nutricional, entre otros.

Estos cambios, según los investigadores, provocan consecuencias en cascada para los insectos y la vida bajo tierra, que dependen de estas fragancias para comunicarse y que necesitan vegetación con una buena calidad nutricional para alimentarse o reproducirse.

“La química de la vida es tan imperceptible como relevante, y así nos lo demuestra un gas oxidante como el ozono, capaz de provocar cambios en la abundancia y diversidad de algunos insectos y plantas, alterar toda una comunidad y hacerlo solo mediante reacciones químicas, de forma silenciosa e invisible”, ha destacado Peñuelas.

El estudio demuestra que la contaminación por ozono no solo cambia la composición de las plantas, sino que también modifica las comunidades de insectos porque hace variar la abundancia de ciertas especies y poner en riesgo su diversidad.

También ha comprobado que una concentración de ozono elevada empobrece las comunidades de microorganismos que viven bajo tierra, lo que perjudica el reciclaje de nutrientes, la retroalimentación entre el suelo y las plantas y los ciclos globales del carbono o del nitrógeno.

Hay dos tipos de ozono en función de su distancia en la atmósfera: el que forma la capa de ozono en la estratósfera que se genera de forma natural y es beneficioso porque absorbe la radiación ultravioleta y actúa como un filtro y el ozono troposférico, objeto de este estudio, que está en la baja atmósfera y está considerado como un contaminante secundario ya que se produce a partir de gases precursores como los óxidos de nitrógeno, producto de la quema de combustible, entre otros.

Más contenido de esta sección
El número de muertos en la guerra en la Franja de Gaza aumentó este jueves a 37.431 y el de heridos a 85.653, informó el Ministerio de Sanidad, tras ocho meses y medio de ofensiva israelí que continúa a lo largo del enclave palestino.
Un jaguar que escapó de su recinto en un bioparque, en la ciudad oriental de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, atacó y mató al trabajador encargado de alimentarlo. Posteriormente el animal fue capturado con vida, informó este miércoles la fiscal Rosmery Barrientos.
La Policía alemana ha detenido a un presunto miembro de la organización terrorista Estado Islámico (EI) que, tras entrar en el país centroeuropeo en 2022, estaba preparado para llevar a cabo atentados, informó la Fiscalía General en un comunicado.
Unas monjas clarisas en el norte de España, que denuncian una “persecución” y consideran un “usurpador” al papa Francisco, se mantienen en rebeldía contra el Vaticano y se han vuelto un dolor de cabeza para la Iglesia católica española, que amenaza con excomulgarlas.
Dos militantes de la organización ecologista Just Stop Oil entraron el jueves en una pista del aeropuerto de Stansted, cerca de Londres, para rociar con pintura naranja jets privados antes de ser detenidos, informaron la Policía y la organización medioambiental.
Dos activistas de la organización ecologista Just Stop Oil fueron detenidos el miércoles por rociar con pintura los monolitos del famoso yacimiento prehistórico británico de Stonehenge, anunciaron la policía y el propio grupo de defensa del medioambiente.