25 feb. 2024

Candidatos darán pelea a los corruptos

Los nuevos candidatos a la Cámara de Diputados, entre ellos, María Esther Roa y Jorge Rolón Luna, de la lista 2 y la lista 40, respectivamente, coinciden en los recorridos de campaña que la gente está harta de la corrupción y del deterioro económico producto de la misma. Por esta razón prometen pelear por denunciar y no tolerar el latrocinio en el Estado. Consideran necesario que la gente dé una oportunidad a las personas que llegan sin mancha y se ofrecen como opción de cambio. De acuerdo con María Esther Roa, candidata a diputada de Central por la Lista 2, opción 13, en su recorrido notó el hartazgo de la gente con este sistema y en particular con la corrupción imperante que no tiene castigo. “Estuvimos ayer por San Lorenzo y Limpio. Noté a la gente muy preocupada y angustiada por su realidad, la gente sobrevive y expresa desolación. Todos dijeron que están hartos de la corrupción y la falta de un castigo ejemplar”, señaló.

Cabe recordar que Roa además de abogada es reconocida por su militancia civil en la lucha y denuncia de la corrupción e impunidad.

Injusticia y crisis económica. Por su parte, Rolón Luna, experto en derechos humanos y ex juez electoral, señaló que la ciudadanía expresa el hartazgo de la injusticia y de la precariedad económica en que la gente vive. “Estuvimos de gira de campaña por Lambaré por la candidatura a la diputación de Central, lista 40 opción 11. Hablamos con mucha gente y los que se detuvieron a hablar con nosotros; coincidían en que no tenemos un sistema de justicia independiente. Otra preocupación que expresan es por la grave situación económica, de la suba de los productos de la canasta básica que ha venido subiendo sin control”, dijo y aseguró ser una opción diferente.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.