25 abr. 2024

Cambio climático: Indígenas denuncian exclusión en diálogo

La plataforma Indigenous Environmental Network (IEN) denunció que los grupos indígenas fueron excluidos de las conversaciones sobre cambio climático. Una organización de nativos de Paraguay, que integra la IEN, lamentó que no sea tenida en cuenta para el diálogo.

“Los pueblos indígenas son los principales guardianes de los bosques, que no sólo son fuente de recursos sino para nuestras vidas”, señaló el secretario de la Coordinadora por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas de Paraguay, Carlos Picanerai, de la etnia ayoreo.

La plataforma IEN denunció este jueves que los grupos indígenas fueron excluidos de las conversaciones sobre cambio climático que se celebran en Bangkok auspiciadas por la ONU para establecer la agenda de la próxima Cumbre de Copenhague, en diciembre.

“Dicen que defienden nuestros derechos, pero ni siquiera hemos tenido la oportunidad de expresar nuestra opinión en las reuniones”, señaló a Efe Ramiro Batzin, representante de Guatemala.

Batzin denunció el “mercado de carbono” que se negocia en Bangkok y cuyo objetivo es permitir que gobiernos o empresas puedan “comprar” su derecho a contaminar mediante bonos generados por masas forestales.

Según el plan para Reducir Emisiones de la Deforestación y Degradación (REDD), el precio de estos bonos se calculará a partir de los gases de efecto invernadero que se ahorran al evitar la deforestación de un área determinada.

“Estamos en contra del mercado del carbono, las empresas utilizan un lenguaje ambiguo: no queremos que las plantaciones se consideren bosques y que los ricos puedan comprar su derecho a contaminar”, enfatizó Batzin.

El líder indígena afirmó que en su país “se están llevando a cabo programas piloto de REDD sobre los que no se ha informado y mucho menos consultado a las comunidades indígenas”.

Según IEN, los proyectos piloto de REDD han provocado casos de fraude, conflicto y militarización en países como Perú y Papúa Nueva Guinea, al apropiarse de parcelas de bosques.

El director de IEN, Tom Goldtooth, indicó que hay que buscar otras iniciativas que “que respeten la Naturaleza y a quienes la habitan de forma sostenible”.

Unos 60 millones de indígenas dependen de los bosques para su supervivencia, aunque no cuentan, en la mayoría de los casos, con el título de sus tierras ancestrales.

IEN afirmó que las multinacionales y las grandes empresas han impuesto su vocabulario en las negociaciones del plan REDD, y aseguró que eso se traducirá en más privatizaciones de las masas forestales y de las plantaciones o actividades madereras.

Otra plataforma ecologista, Ecosystems Climate Alliance, lanzó un manifiesto para salvaguardar los bosques y los derechos de los indígenas que, por el momento, sólo ha sido firmado por Paraguay.

“Proteger los bosques y los derechos de los pueblos indígenas es una parte necesaria para resolver el cambio climático, estamos contentos de adherirnos al manifiesto y esperamos que más países lo firmen en los próximos días”, afirmó el delegado paraguayo Miguel Lovera.

Más de 4.000 delegados de 179 países asisten a las conversaciones en Bangkok, que se clausurarán el 9 de octubre y que continuarán en Barcelona (España) en noviembre.

La Cumbre del Cambio Climático de la ONU en Copenhague debería alcanzar un acuerdo que sustituya al Protocolo de Kioto en 2012. EFE