País

Buses viejos, incómodos e inseguros abundan en líneas de corta distancia

Las dársenas de los ómnibus que realizan viajes de corta distancia, en la Terminal de Ómnibus de Asunción, son una vitrina de los buses ya obsoletos, incómodos e inseguros que prestan servicio hacia ciudades de los departamentos de Paraguarí y Cordillera.

Son buses que con frecuencia dejan varados a los pasajeros por averías, en pleno servicio, según constantes denuncias que exponen los usuarios a la prensa y redes sociales.

Varias de estas líneas del interior, a cargo de Dinatrán, originan además malestar entre los usuarios por los horarios irregulares que tienen, donde la gente no sabe si vendrá, y a qué hora, el colectivo que les lleve a destino.

El deterioro de los ómnibus que van al interior, dejando sin servicio a los pasajeros en pleno desarrollo del itinerario, es también un mal que suele afectar a pasajeros que van a sitios lejanos, como los departamentos del Sur, Norte y Este del país. El desarrollo de frecuencias que no cubren las necesidades de los pasajeros es otro punto que no solo es exclusividad de los buses de corta distancia, también de los de media y larga distancia.

En la Terminal de Asunción, en el área donde llegan y salen los ómnibus de corta distancia, sobresalen los buses chatarras, tanto de los modelos tipo urbano y los que en el pasado fueron montados sobre carrocerías de camiones de cargas, conocidos por la gente como los picudos. De estos tipos de buses añejos, con asientos rústicos, ya quedan muy pocos en Gran Asunción (departamentos Central y Pdte. Hayes), con el proceso de renovación del 40% del parque automotor que ya se llevó a cabo.

Antonio Villamayor, pasajero que ayer llevaba una hora y media aguardando la salida de un ómnibus de la empresa 28 de Agosto para dirigirse a la ciudad de Emboscada, expresó que en todo ese tiempo que transcurrió no vio llegar a ninguna unidad y tampoco salió otra de la terminal. Indicó que como usuarios no saben qué es lo que pasa con esa empresa, porque no es la primera vez que estaba pasando por ese mal momento.

Sara Pérez, otra usuaria del servicio de corta distancia, relató a ÚH sus peripecias de movilizarse en la empresa de transporte Piribebuy, para sus viajes frecuentes a la capital para realizar su tratamiento en el IPS. “El transporte público de nuestra comunidad está en pésimas condiciones. Ahora parece que el ómnibus no sale porque está descompuesto. Estoy ya más de una hora esperando”, comentó.

Destacó que toda la población de Piribebuy depende de una sola empresa para entrar y salir de la ciudad. Comentó que ante el mal servicio que se brinda, “desde hace un mes, cada domingo, hay ciudadanos que se congregan en la plaza para manifestarse, porque la empresa Piribebuy hace lo que quiere de los usuarios”, acotó.

Del estado de los ómnibus, dijo que si bien aparentan no ser tan añejos, “están en malas condiciones, porque desde hace tiempo se quedan a menudo descompuestos por el camino. A veces devuelven el pasaje, otras veces, no”, añadió.

En dos ocasiones el colectivo en que viajaba quedó descompuesto en la ruta, y tuvimos que rebuscarnos. Sara Pérez, pobladora de Piribebuy.

Necesitamos más servicio, que sean más prolijos con sus horarios. Siempre ocurre con 28 de Agosto. Antonio Villamayor, morador de Emboscada.

“Habrá que ver créditos”
El abogado Juan José Vidal Bonín, nuevo Director de la Dinatrán, expresó que el sector de empresas de corta distancia no realizó un proceso de renovación de unidades, en tanto en los servicios de media y larga distancia sí hubo una modernización. “Se tendrá que ver con la banca pública créditos que puedan otorgar a estas empresas de corta distancia para renovar sus unidades. Esta administración de la Dinatrán tendrá al usuario en primer lugar”, acotó.

Dejá tu comentario