25 feb. 2024

Bolivia en el Mercosur: Analista observa brechas y asimetrías

26099879

Aldo Centurión

Con la reciente aprobación en el Senado de Brasil para la adhesión plena de Bolivia al Mercosur, se abren nuevos desafíos, principalmente por algunas brechas y asimetrías que deberán ser zanjadas, a criterio del economista Aldo Centurión, investigador y experto en cuestiones del bloque regional.

“Con una población de 12 millones de personas, lo extraño es que ya no haya estado antes inserto en el Mercosur. Bolivia tiene más del 70% de su límite con países pertenecientes al bloque y también parte de sus habitantes son migrantes de naciones vecinas; incluso más del 50% de su comercio es establecido con países de la región”, explicó.

De todos modos, analizó que tal vez la visión de sus gobernantes estaba más enfocada a establecer relaciones con Venezuela y Colombia anteriormente, por el impacto cultural y por cuestiones ideológicas; a pesar de haberse iniciado en 2015 el proceso para la adhesión plena de Bolivia al Mercosur.

“A partir de ahora, tendrá que adecuarse a unas 4.000 normativas emanadas desde la dirigencia del bloque; y transitará -en su proceso de integración- unos cuatro años para incorporar el Arancel Externo Común (AEC), más la incorporación de nomenclaturas nuevas”, sostuvo Centurión.

Para la puesta en vigencia del anuncio emanado del Senado brasileño, se aguarda la decisión del presidente de la nación vecina, Inácio Lula da Silva, quien estuvo en Dubái, participando de la COP28 y que seguramente vendrá con la firma de la adhesión, según el analista, para su presentación en cumbre regional que tuvo en la víspera en la República de Brasil.

CONDICIONES. De todos modos, una comitiva del Senado brasileño había adelantado que necesitará visitar Bolivia para verificar in situ la cuestión social y política, atendiendo al principio de defensa de la democracia, “condición sine qua non que exigen los gobiernos para ser miembro pleno”, tal como lo mencionó el experto.

Una cuestión señalada por Centurión, en torno a la mayor integración, es la ruta bioceánica para transporte por ferrocarril, que unirá ambos océanos en la región, además de ser Bolivia zona de litio y con interés de grandes países desarrollados. “Paraguay puede aprovechar esa ruta con productos farmacéuticos y alimenticios, dos rubros importantes de exportación”, mencionó.

El analista mencionó que, a nivel macroeconómico, las cifras bolivianas le sitúan con unas reservas internacionales mayores a USD 3.000 millones; mientras que hace 8 años llegaban a USD 15.000 millones, pero con un deterioro, consecuencia también del bajón experimentado en su industria de extracción de gas y petróleo.

Otra de las aristas consignadas es que se trata, al igual que Paraguay, de un país sin litoral marítimo, y con posibilidad de recibir también fondos del Focem: “Paraguay, por su parte, debe dar mensajes para que sea aprobado en el presupuesto de cada país un monto; de tal forma a que en 2025 pueda ser ejecutado el Focem 2, lo que brindará a Paraguay aproximadamente USD 555 millones para obras”, refirió.

Más contenido de esta sección
Gran parte de la población económicamente activa del país (PEA) opera en el marco de la informalidad y, por ende, no figura como cotizante del Instituto de Previsión Social (IPS).
Cinco consorcios buscan quedarse con uno de los cinco lotes para la ampliación de la ruta PY01. Empresas que las conforman son las habituales ganadoras de licitaciones públicas del MOPC.
Desempleada y sin oportunidades laborales, Nathalia Mendoza decidió elevar a un nivel superior sus dulces y empezar a emprender para sobrevivir en pandemia. Hoy, tiene una fábrica montada.