28 feb. 2024

Aumenta el empleo informal en la pospandemia

Luis Carlos Irala – Luis-irala@uhora.com.py

trabajo informal.jpg

Foto: ÚH Archivo

La gente está deseosa de trabajar después de más de un año de cuarentena por la pandemia del coronavirus. Las personas en condiciones de realizar alguna actividad económica están dispuestas a aceptar el ofrecimiento laboral independientemente de que sea formal o informal.

Tras un largo tiempo de no contar con trabajo seguro, los aspirantes a puestos laborales aceptan los ofrecimientos con tal de llevar a su casa algún ingreso para costear los gastos de la familia.

Tampoco hay muchas opciones como para elegir entre un ofrecimiento formal o informal. La cuestión es tomar lo que hoy está disponible con la esperanza de que la situación mejore con el correr de los meses y se pueda acceder a un mejor oportunidad laboral.

Mientras tanto habrá que conformarse con lo que el mercado laboral está ofreciendo.

Los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) muestran una importante recuperación del empleo, pero al mismo tiempo se observa una incremento de actividades sin cumplir con los requisitos legales de seguridad social, salario mínimo o registro de contribuyente.

Hasta setiembre del año pasado según los registros estadísticos había poco más de 1.543.000 trabajadores informales en el sector no agropecuario. Un año después, setiembre del 2021, está cifra aumentó a casi 1.800.000 personas.

Haciendo cuentas rápidas, unas 250.000 personas lograron encontrar un puesto laboral, pero en el sector informal. Como era de esperar, es el sector urbano en donde más fuentes de trabajo se generan y en consecuencia en este segmento es donde se observa la creación de unos 150.000 puestos laborales entre setiembre del 2020 y el mismo mes de este año. En el sector rural también aumentó la generación de empleo informal. En el periodo de un año se generaron poco más de 100.000 puestos laborales.

Según las cifras del INE, alrededor de 1.800.00 trabajadores paraguayos están en el sector informal, es decir, sin los beneficios de seguro médico, aporte para futura jubilación, vacaciones, sin acceder a un salario mínimo y sin la garantía de una estabilidad laboral.

La economía local está dando signos de recuperación, se observa un importante movimiento en el sector comercial y de servicios.

Hay sectores de la industria que están operando bastante bien, excepto aquellos que están siendo afectados por los productos de contrabando.

Los gremios industriales manifiestan su preocupación pues el auge del comercio ilegal está perjudicando a varios sectores, como el avícola, a las aceiteras, a los molinos harineros, ingenios azucareros y a las industrias dedicadas a la fabricación de productos de limpieza para el hogar e insecticidas, entre otros.

Si las autoridades encargadas de controlar el ingreso de mercaderías no cumplen a cabalidad sus tareas se corre el riesgo de que se pierdan más empleos formales, lo que presionará aún más en la generación de puestos laboral es informales.

Las industrias advierten que si el contrabando sigue restando ventas a los productos nacionales es lógico pensar que las fábricas despidan a sus colaboradores al no poder hacer frente a los gastos de pagos de salarios y otros.

Aquí hay dos frentes que se deben cuidar. Por un lado, mantener los puestos laborales formales en las distintas industrias y comercios. Por otro lado, apostar a la formalización de los puestos laborales que hoy día carecen de legalidad.

Es la única forma de garantizar al trabajador un empleo digno, con una salario mensual, acceso a un seguro médico y aportes para una futura jubilación. Al tener un trabajo formal se puede acceder a créditos más baratos y así se evita caer en manos de usureros. El tener un trabajo formal dignifica a la persona, por lo que el Gobierno debe velar para mantener y aumentar estos puestos laborales.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.