27 may. 2024

Asunción ya no huele a jazmines...

A veces pienso –en medio del recorrido diario por el Centro Histórico– que Asunción ya no es una ciudad sutil, ya no huele a azahares y mucho menos a jazmines como se evocan en las prosas de los escritores de antaño y en las melodías de las canciones de antes.

En estos días eternos de enero y por culpa de esa caminata diaria pienso cada día en Asunción. Me disculpo hoy con los lectores porque más que opinar intento reflexionar sobre la desidia del centro histórico casi con un tono fatalista.

En un día cualquiera de enero, el sol pica en la piel y el viento norte golpea con su canícula infernal. Por ello, intento buscar sombra en mi trajinar, pero solo las sombras de los edificios antiguos –a punto de caer– del Centro Histórico intentan sofocar un poco el calor.

En ese recorrido por sus veredas vericuetas debo intentar no caer o tropezar con baldosas rotas o evito las rejillas por temor a desplomarme en el abismo. A veces quisiera comparar a Asunción –en este verano– con los círculos del infierno de Dante Alighieri, pero recuerdo que en ese cosmos imaginario también hay frío y nieve. Y, hablando de la Divina Comedia, si el infierno tuviera olor, creo que olería a excremento.

La Asunción; reitero la del Centro Histórico –no sé en qué momento– se convirtió en un baño a cielo abierto que huele repugnante. Por eso, insisto, ya no huele a jazmines. Tiene un aroma a orín y desechos humanos.

Asunción ya no es territorio de copiosos jazmines ni de naranjos. Ese aroma tan profundo de las flores que caracterizan a la ciudad de antaño que ahora solo copan algunas esquinas de los barrios asuncenos. Hace poco pasé frente a una casita, ubicada en el barrio General Díaz, llena de arbustos, árboles y flores. Un jardín “bosque” con jazmines.

El aroma me atrapó y se impregnó en mi olfato. En ese momento, sentí esa ciudad de los jazmines que tanto se evocan en las prosas. Pero esa ciudad ya no existe, creo. Y solo, por eso, cada que puedo paso frente a esa casita de jazmines, en un intento de captar el aroma privilegiado que emiten esas flores blancas.

¿En qué momento Asunción dejó de ser un poema? Es indignante el olvido y el despojo. La “madre de ciudades” está convertida en un territorio inhabitable, adornada de cloacas a cielo abierto, de basura, de edificios que se caen a pedazos.

Un domingo por la tarde, Asunción solo ofrece una postal de alguna película de terror o de ficción, como aquellas de los universos zombies, por sus calles vacías o sus edificios añejos que se caen a pedazos.

La desidia se apoderó de esta “isla rodeada de tierra”, como diría Augusto Roa Bastos, de este “encierro mediterráneo” refiriéndose al país, según escribe en “La escritura, metáfora del exilio”. Pero me tomo el atrevimiento y lo referencio con la Asunción del Centro Histórico, que a diferencia de otras zonas de esta urbe, esta es la más descuidada. Es en este “encierro mediterráneo” donde todo se cae a pedazos.

Caminar por sus calles es esquivar portones de edificios antiguos a punto de caer, es esquivar a un motociclista para que no te pase encima en plena vereda o un auto que sale del estacionamiento. Es sortear a la porquería depositada en la acera céntrica, frente a algún hotel que se cerró en pandemia. Es taparse la nariz y tratar de no respirar para no aspirar ese aroma inmundo. Asunción es una tragedia hecha realidad. “Nuestra Señora Santa María de la Asunción” ya no es nuestra. Es de nadie. Es hostil. El centro se convirtió en una ciudad fantasma. Inhabitada. Ocupada de día, liberada de noche. Ni es segura, ni es amigable.

Asunción –pareciera que– está siendo empujada al abismo de Ita Pyta Punta. La ciudad se cae a pedazos, en medio de la indiferencia política y ciudadana, en medio de la puja de cómo quitar más dinero del bolsillo de los contribuyentes. Asunción es desidia por donde se la mire. No quiero sonar fatalista, pero creo que Asunción es un cuento lúgubre, y a veces los cuentos no tienen finales felices

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.