23 abr. 2024

Apresurada decisión de derogar uso obligatorio de tapabocas

Dos años después de iniciada la pandemia, y cuando el país acumula más de 600 mil casos positivos y 18.000 fallecidos por el Covid, en una precipitada medida la Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto “Que deroga la Ley N° 6699/2020, que dispone el uso obligatorio de mascarillas higiénicas en el marco de la emergencia por pandemia del Covid-19". La decisión no solamente es precipitada sino que además fue tomada de manera inconsulta con las autoridades del Ministerio de Salud. Los profesionales no ven con buenos ojos la decisión y sostienen que la suspensión de medidas sanitarias debería ser gradual. La Organización Mundial de la Salud alertó recientemente que la pandemia está lejos de su fin, y en el caso de nuestro país todavía queda como materia pendiente mejorar los porcentajes de población inmunizada, para evitar algún tipo de regresión.

Hace dos años, el 10 de marzo del 2020, el Gobierno daba a conocer las primeras restricciones para enfrentar la pandemia del coronavirus.

En forma inmediata fueron suspendidas las clases en las escuelas y colegios, se cancelaron eventos públicos y privados de concurrencia masiva, conciertos, concentraciones electorales, concentraciones religiosas, el fútbol, aglomeraciones en teatros, cines y se comenzó a adoptar el teletrabajo. Aquella primera etapa de encierro total empezaría a flexibilizarse recién desde mayo, en lo que había sido denominada la cuarentena inteligente.

Aquellas fueron semanas y meses difíciles y de gran desconcierto, en los que los paraguayos sufrieron pérdidas irreparables. Sobre todo, quedó expuesta la fragilidad de nuestro sistema sanitario. Faltaron insumos, faltaron medicamentos esenciales y camas en Terapia Intensiva, y las rifas y las polladas solidarias ayudaron a lidiar con el caos del Sistema de Salud.

La ciudadanía hizo, pese a todo, un gran esfuerzo, pero algunos políticos demostraron que ni siquiera en el peor momento de la humanidad dejan pasar la oportunidad de sacar provecho y poner sus intereses en primer lugar.

Los congresistas que recientemente tomaron la medida argumentan que es necesario volver a la normalidad, y que el uso de tapabocas debería estar a cargo de cada uno. Lamentablemente olvidaron consultar con Salud Pública antes de tomar una decisión tan importante; haciendo gala una vez más de una grave irresponsabilidad y desconocimiento del tema.

En febrero de este año el Gobierno había comunicado que se ponía fin a las medidas sanitarias por la pandemia del Covid-19 y que ya no se emitirían decretos sobre restricciones. Aclaraban sin embargo que seguía vigente la obligatoriedad de uso de tapabocas; y que la ley de mascarillas se encuentra en manos del Congreso Nacional.

La directora de Vigilancia de la Salud, Sandra Irala, advirtió que el uso del tapabocas, junto con la vacunación, sigue siendo la mejor herramienta para el combate contra el coronavirus. La funcionaria consideró que no es oportuno el levantamiento de las medidas sanitarias sin un dictamen de la cartera sanitaria. “Como seguimos en pandemia y aún hay transmisión comunitaria, hay riesgo de contagios. En las escuelas hay brotes de enfermedades respiratorias y algunos son de Covid, se pueden dar brotes y sigue siendo importante que se mantenga el uso de las mascarillas”, expresó.

Se debería considerar asimismo que, con el uso del tapabocas, se ha logrado prevenir otras afecciones, y considerando que se acerca el invierno y que liberados de restricciones comenzaremos a aglomerarnos sin cuidados, se comienza a configurar un escenario sin dudas peligroso.

La clase política demuestra su miopía y su total desconexión con la realidad al tomar una polémica decisión que puede incluso poner en grave riesgo los logros obtenidos con la campaña de vacunación y con los cuidados sanitarios que la población ha mantenido de manera ejemplar. La decisión de derogar el uso obligatorio del tapabocas es sin dudas desacertada y debería ser revisada.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.