Economía

Aprender de la empresa

 ADEC. ASOCIACIÓN DE EMPRESARIOS CRISTIANOS

Por Carmen Cosp, past presidente de ADEC
Pareciera un título un poco pretencioso, pero leyendo a los economistas, concluimos que el Estado debería cuidar con más firmeza la sostenibilidad económica del país.

Nos estamos endeudando, no precisamente para invertir sino para pagar deudas y salarios.

Los gastos rígidos del Fisco treparon al 97% de lo recaudado en el 2019. Fue un incremento importante para salarios en educación, salud y seguridad.

¿Qué pasaría si una empresa gastara más del 90% de sus ingresos solo en gastos corrientes? Sé que las comparaciones son odiosas, porque esto que se está dando en el Estado, no sucede en la mayoría de las empresas.

1. Planificación. Antes de finalizar el año, la empresa planifica junto a sus líderes claves; el presupuesto, las metas del año y las acciones para lograrlas. El Estado prepara también un presupuesto y trata de ajustarse, pero en el camino por presiones políticas partidarias debe ceder a aumentos salariales que arriesgan la estabilidad económica. De cada 100 guaraníes que recauda el tesoro, 97 guaraníes van a sueldos y al pago de jubilaciones, pensiones y deudas. En total el gasto rígido estatal se traga 97% de los tributos o ingresos. (Datos del 15 de enero 2020).

2. Selección del personal. La empresa elige a los más calificados por sus cualidades personales, profesionales, su desempeño transparente y conducta ejemplar. A los que se destacan por su proactividad y saben trabajar en equipo, motivando a sus líderes para lograr los objetivos. El Estado paraguayo, en general, se inclina por la elección de amigos, parientes y correligionarios.

3. Inversión. La empresa destina un porcentaje de las utilidades en máquinas e instalaciones, porque debe seguir creciendo e innovando.

El Estado se endeuda para las inversiones con cifras preocupantes. Al cierre del ejercicio 2019, la caja fiscal acumuló un déficit de 785.992 millones. (Datos del Banco Central del Paraguay)

4. Tomarse tiempo para elegir. Los empresarios somos puntillosos al seleccionar a nuestros colaboradores, porque sabemos cuanto tiempo y dinero perdemos contratando mal. No solo analizamos su hoja de vida, sino también su gestión en el pasado. Necesitamos a los mejores en el timón de nuestro barco país, hacia una Nación con crecimiento próspero, y menos desigualdades.

5. No todo está perdido. Si el Estado necesita más dinero, ¡Aquí va una buenísima idea para que todos ganemos! PRO Desarrollo Paraguay, una asociación de empresas que contrató expertos para calcular la economía subterránea de nuestro país (piratería, narcotráfico, falsificación y sobre todo evasión de impuestos), llegó a la conclusión de que esta movió USD 16.522 millones en las sombras (2017). Esta cifra representa más de tres veces la deuda externa del Paraguay. Hoy, la evasión sigue gozando de buena salud.

Evidentemente el Estado necesita prestar ideas de calificadas empresas y, además, poner toda la energía en controlar estos “desvíos”, hacia una patria transparente al servicio de un nuevo orden social con equidad.

Temas

Dejá tu comentario