Mundo

Ante los últimos terremotos y huracanes, el mundo permanece en alerta

Los últimos temblores, terremotos y huracanes que se desataron en varios países alrededor del mundo despiertan la preocupación a nivel global. ¿Qué está pasando con la naturaleza?

Desde mediados de setiembre, una serie de sismos, terremotos, huracanes y tsunamis encendieron las alarmas a nivel mundial. Expertos investigadores señalan que podrían tratarse de consecuencias directas del cambio climático, cuyo principal factor ha sido desde el siglo XIX la actividad humana, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Al respecto, Chi-Ching Liu, un investigador del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Academia Sínica de Taipei, publicó en 2009 una investigación en la que subrayó que reducir la presión atmosférica que potencia a los huracanes en el Pacífico será suficiente para que las fallas sísmicas de la corteza liberen la tensión acumulada.

Asimismo, Shimon Wdowinski, de la Universidad de Miami, explicó que la erosión provocada por las lluvias torrenciales actúa reduciendo el peso sobre cualquier falla que se encuentre por debajo, permitiendo que se mueva más fácilmente. Por esto, advierten que es necesario revertir el cambio climático, de acuerdo con el medio Clarín.

El pasado 12 de setiembre, por ejemplo, al menos 7 personas murieron y casi 390 casas fueron destruidas por el terremoto de magnitud 7,6 que causó varias avalanchas en remotas zonas montañosas en el noreste de Papúa Nueva Guinea, en la región suroeste del Pacífico.

Según los últimos datos publicados por la ONU, el temblor dejó 24 heridos, apagones de electricidad y daños moderados en carreteras, puentes y otras infraestructuras, mientras que las muertes han ocurrido debido a los corrimientos de tierra cerca del hipocentro del seísmo en las provincias de Morobes.

La isla de Nueva Guinea, cuya mitad occidental pertenece a Indonesia, se asienta sobre el Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica que es sacudida al año por unos 7.000 temblores, la mayoría moderados.

Mientras tanto, en esa misma jornada, un terremoto de magnitud 6,8 sacudió la provincia central de Sichuan, en China, que dejó un centenar de muertos, según la última actualización de las autoridades y la comunicación de medios locales.

Según el Centro de Redes Sismológicas de China, el seísmo se produjo a una profundidad de 16 kilómetros y tuvo su epicentro en el condado de Luding, en la prefectura de Ganzi, situado a unos 200 kilómetros de la capital provincial, Chengdu, de más de 20 millones de habitantes.

De acuerdo con la escala utilizada por las autoridades sismológicas locales, un terremoto de magnitud 6 significa que la mayoría de personas afectadas no puede permanecer erguida de forma estable durante el seísmo y se pueden producir grietas en las paredes y la caída de tejas y chimeneas.

Este último terremoto fue el más intenso desde 2017 en la provincia de Sichuan, que se encuentra en una zona con frecuente actividad sísmica y que ya fue el escenario de un catastrófico terremoto en mayo de 2008, de una magnitud de 8 grados y que dejó más de 90.000 muertos y desaparecidos.

Para el 14 de setiembre, un sismo de magnitud 5,6 en la escala abierta de Richter y una serie de 24 temblores de hasta 4,9 grados sacudieron el Pacífico de Nicaragua, sin causar víctimas ni daños.

El movimiento telúrico con magnitud superior fue registrado a las 02:44, hora local, frente a las costas de Mechapa, una comunidad de pescadores ubicada frente al océano Pacífico, en el oeste del departamento (provincia) de Chinandega, en el noroeste de Nicaragua, informó el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Momentos antes, el Ineter reportaba una serie de sismos que se inició con un movimiento de tierra que registró una magnitud de 4,9 en la escala de Richter, y que se extendió con terremotos menores, de hasta 1,5 grados, cerca de la desembocadura del río Estero Real, en el norte de Chinandega, frente al Golfo de Fonseca, que Nicaragua comparte con Honduras y El Salvador.

Al menos 24 sismos fueron detectados por el Ineter en menos de cinco horas en los alrededores de la desembocadura del río Estero Real, en el noroeste de Nicaragua. Una serie de temblores similar había sido detectada el pasado 6 de setiembre en la desembocadura del río Estero Real.

En Honduras, por su parte, el pasado 17 de setiembre, centenares de personas perdieron sus casas a causa de una cadena de derrumbes en un sector de Tegucigalpa, a causa de las intensas lluvias que afectan al país.

Alrededor de un millar de personas han sido evacuadas mientras que cerca de 300 fueron alojadas en seis albergues, a las que se suman muchas que se han ido a vivir a casas de familiares o amigos, según las autoridades locales.

Expertos coinciden en que la capital hondureña, otrora pueblo minero, está cruzada por fallas geológicas, algunas de mayor peligro, en zonas como los barrios ahora afectados, que nunca debieron ser habitadas por personas.

El problema de ahora se ha agudizado, según los expertos, porque en vez de haber sembrado árboles hace muchos años, se construyeron casas y cada vez que llueve el terreno va cediendo y las grietas y derrumbes continuarán siendo mayores.

El país centroamericano está siendo afectado por lluvias, las más intensas en el norte y oeste, con inundaciones en partes bajas, lo que ha obligado a entes de protección civil a habilitar albergues.

Serie de sismos en Taiwán

Seguidamente, una serie de terremotos azotó la isla de Taiwán en los últimos días, provocando al menos un muerto y 79 heridos.

Según la Oficina Central de Meteorología de la isla, un sismo ocurrió en el condado de Hualien (este) a las 10:07, hora local, del último lunes a 13,4 kilómetros de profundidad y puede ser considerado una réplica del acaecido el domingo, de magnitud 6,8.

Estos terremotos han ocasionado daños personales y materiales en la isla, dejando en el monte Liushishi a unas 400 personas atrapadas por culpa de deslizamientos de tierra y rocas que han cortado las carreteras.

Un total de tres puentes en los condados de Hualien colapsaron o sufrieron daños estructurales en varias secciones, informó la agencia de noticias local CNA.

El sismo también causó interrupciones en el transporte en el este de Taiwán, donde seis vagones de un tren descarrilaron en la estación de Dongli sin provocar heridos, pero provocando la suspensión temporal de servicios en la línea entre Hualien y Taitung.

Más de 7.000 hogares en el municipio de Yuli se quedaron sin electricidad, y vecindarios de diferentes ciudades, entre las que se halla la capital, Taipéi, sufrieron apagones como consecuencia del terremoto.

Sismo en México

Un sismo de magnitud 7,7 que sacudió este último lunes a México dejó hasta dos fallecidos y 10 heridos, según informó este martes Laura Velázquez, coordinadora nacional de Protección Civil.

Los dos decesos ocurrieron en el puerto de Manzanillo, en Colima, estado del occidente de México, donde también hubo nueve heridos, mientras que hubo otro lesionado en Coalcomán, Michoacán, donde fue el epicentro del temblor, detalló la funcionaria en la rueda de prensa diaria del Gobierno.

Nota relacionada: Reportan un muerto por sismo de magnitud 7,7 en México

El Gobierno ofreció un reporte tras el fenómeno, que sucedió el lunes a las 13:05 horas (18.05 GMT), menos de una hora después del simulacro nacional que se realiza cada 19 de setiembre para conmemorar los terremotos de 1985 y de 2017, ocurridos en esta misma fecha y considerados los más destructivos de la historia reciente.

Huracanes en otros puntos

Más de 13.000 desplazados, unas 2.600 casas dañadas y doce localidades incomunicadas fue el balance provisional de los estragos ocasionados por el huracán Fiona a su paso por República Dominicana, según informó este mismo martes el Centro de Operaciones de Emergencias (COE).

En tanto, el total de desplazados asciende a 13.070 y, de las 2.614 viviendas dañadas, cuatro están totalmente destruidas como consecuencia de este ciclón, que ha causado ya dos víctimas mortales en el país.

Además, cuatro puentes se vieron afectados por el huracán y 81 acueductos sufrieron daños, de los cuales 78 están fuera de servicio, lo que ocasiona perjuicios a más de 1.400.000 personas.

Asimismo, unas 410.000 personas no tienen suministro eléctrico, de acuerdo con el COE, que mantiene 19 provincias dominicanas en alerta amarilla y ocho en verde tras el paso de Fiona, el cual azotó el lunes República Dominicana como un huracán de categoría 1.

La octava depresión tropical de la actual temporada se formó este martes sobre el Atlántico central, mientras que el poderoso huracán Fiona de categoría siguió abatiendo el archipiélago de Turcos y Caicos con vientos máximos sostenidos de 115 millas por hora (185 km/h).

Mientras tanto, el centro de Fiona, que tocó tierra el último domingo en Puerto Rico y el lunes en República Dominicana, se halla hoy a 40 millas (65 km) al nor-noroeste de la isla de Gran Turco.

Las autoridades del archipiélago caribeño Turcos y Caicos, que se halla bajo aviso de huracán a causa de Fiona, han pedido a la población buscar refugio y han ordenado el cierre del aeropuerto, mientras que su principal hospital suspendió todos sus servicios.

Según el NHC, el tercer huracán de 2022 en el Atlántico se mueve hacia el nor-noroeste a 9 millas por hora (15 km/h) y se espera que a partir de esta noche de un giro hacia el norte.

Lea también: Sismo más grande que se registró en el país fue en 1989

Sus vientos se van a fortalecer aún más en los próximos días. En el cono de trayectoria del NHC, Fiona aparece situado a primeras horas del viernes sobre las islas Bermudas con fuerza de huracán mayor (categorías 3,4 y 5 de la escala Saffir-Simpson).

Los vientos con fuerza de huracán se extienden actualmente hasta 30 millas (45 km) del centro de Fiona y los vientos con fuerza de tormenta tropical, más débiles, hasta las 150 millas (240 km).

El NHC mantiene un aviso de tormenta tropical para el sureste de las Bahamas, incluyendo los Acklins, Crooked Island, Long Cay, las Inaguas, Mayaguana y las Islas Ragged, y ha advertido que las Bermudas deben estar atentas al desarrollo de Fiona.

Las condiciones de huracán se están extendiendo sobre las islas Turcos y Caicos, mientras que las de tormenta tropical ya se reflejan en el sureste de las Bahamas.

Los meteorólogos pronostican lluvias en las islas Vírgenes Británicas y Estadounidenses, en Puerto Rico, República Dominicana, Turcos y Caicos, el sureste de Bahamas y en las islas Bermudas durante las próximas 24 horas.

Además, la combinación de la marejada ciclónica y la marea hará que áreas normalmente secas cerca de la costa se inunden por el aumento de las aguas moviéndose tierra adentro.

La marejada ciclónica podría aumentar los niveles de agua hasta 5 a 8 pies (1,5 a 2,4 metros) sobre los niveles normales de marea en zonas de Turcos y Caicos hoy, y también es posible que se produzcan inundaciones costeras localizadas en el sureste de Bahamas.

Las marejadas generadas por Fiona están afectando las Islas Vírgenes, Puerto Rico, la costa norte de La Española (República Dominicana y Haití), las Islas Turcos y Caicos, y el sureste de Bahamas.

Estas marejadas continuarán extendiéndose hacia el oeste a través del suroeste del Atlántico hacia el centro y noroeste de Bahamas y la costa este de los Estados Unidos hasta mediados de esta semana.

Fuente: EFE, UH, Clarín, CNN y ONU.

Dejá tu comentario