Correo Semanal

Annie Ernaux: “Escribir es el acto político más importante”

 

Carmen Naranjo

La autora francesa Annie Ernaux, que recibió el jueves el Premio Formentor de las Letras 2019, considera que escribir es el acto político más importante que puede hacer y sostiene que, aunque la violencia no se justifica, en ocasiones se puede comprender.

La prosa de Ernaux (Lillebonne, Francia 1940) hace un “implacable ejercicio de veracidad que penetra los más íntimos recovecos de la conciencia”, según el jurado que le concedió este galardón. Y aunque ella no cree ser “implacable”, reconoce que siempre ha huido de la literatura ornamental.

“Quizá se ha dicho que era implacable porque soy mujer y mi literatura no se percibía como escritura de mujer”, indicó la escritora en un encuentro con periodistas, en el que ha hablado también de feminismo, una “lucha que continúa”.

La autora de La mujer helada ha mantenido a lo largo de su vida un sentimiento de traición, de ser una “tránsfuga” de la clase humilde en la que nació y así lo ha reflejado en sus libros.

“Nunca he escrito para que sea bonito o para hacer una frase bella. Lo que yo escojo es la frase justa”, sostiene esta autora para la que escribir es política y que rechaza la ficción.

Una escritora cuya empatía con la Francia “frustrada” que se manifiesta con chalecos amarillos hace que se pregunte por la razón por la que hay una parte de la sociedad que no tiene voz.

“La violencia no se justifica, pero se puede comprender. Es el último recurso de los que no son escuchados y a veces, no siempre, es la respuesta de los que no tienen la palabra”, indica Ernaux, que agrega: “cuando no tienes la palabra porque te la hurta el poder, es cuando puede ser legítimo”.

Y explica que apoya el movimiento de los “chalecos amarillos” porque se ha intentado desprestigiar porque viene de la base y se les ha considerado sospechosos “solo por eso”. “Se les ha acusado de ser antisemitas o misóginos para desprestigiarlos”.

Feminista comprometida, Ernaux considera que todavía existe una “carga mental” de lo que ha sido el papel de la mujer tradicionalmente y con la que hay que acabar.

ORDENADOR DOMÉSTICO

“Los hijos, la casa, la familia... las mujeres aún llevamos en la cabeza un ordenador doméstico” mientras que son los hombres los que “llevan las riendas, el poder económico, lo que es la marcha del mundo”, un reparto de papeles que es asumido en el mundo Occidental, criticó.

Y considera que puede haber algún tipo de retroceso en esta lucha por lo que es necesario que las mujeres estén “vigilantes”.

“En vez de decir, vale, corresponde a las mujeres no aceptarlo”, ha recalcado la escritora, que reconoció que en ocasiones puede ser difícil, como ha experimentado ella personalmente.

Así, recordó cómo algunos de sus libros fueron recibidos con “condescendencia” como ocurrió con La mujer helada, del que se dijo que era un “libro de mujeres”, o con el “silencio total” que hubo alrededor de su obra El acontecimiento, donde relató su aborto clandestino.

“Llevo 40 años diciendo que no se debe hablar de literatura de mujeres, al igual que no hay literatura de hombres pero, por desgracia, en el inconsciente sigue marcada como cosa de hombres”, indicó.

Así lo ha hecho en novelas como El lugar, La mujer helada, La vergüenza, El uso de la foto o Los años, que acaba de recuperar en español la editorial Cabaret Voltaire.

En Los años, a través de fotos y recuerdos dejados por los acontecimientos, las palabras y las cosas, Annie Ernaux describe el paso del tiempo, desde la posguerra hasta la actualidad, una forma de autobiografía impersonal y colectiva.

La entrega del premio a Ernaux, dotado con 50.000 euros (55.235 dólares), dio paso a las Conversaciones Literarias de Formentor que se celebran hasta mañana bajo el título de Monstruos, bestias y alienígenas. Las foscas quimeras de la ilusión.


Premio Formentor 2019

Dejá tu comentario