País

A Dios no le gusta perder

 

Hoy meditamos el Evangelio según San Lucas 15, 1-10.

El papa Francisco, en ocasión de una misa matutina en la Capilla de Santa Marta dijo: “Dios es un padre ‘a quien no le gusta perder’. Él busca con alegría y ‘con una debilidad de amor’ a las personas descarriadas, suscitando a menudo ‘la música de la hipocresía murmuradora’” de los bien pensantes.

El Pontífice inició su meditación describiendo precisamente la actitud de los escribas y fariseos que estudiaban a Jesús “para entender lo que hacía”, escandalizándose por las cosas que Él hacía.

…En la práctica, dijo el Obispo de Roma, es como si Jesús dijese: “Vosotros os escandalizáis pero mi Padre se alegra”. Es precisamente este “el mensaje más profundo: la alegría de Dios”. Un Dios “a quien no le gusta perder. Y por ello, para no perder, sale de sí y va, busca”. Es “un Dios que busca a todos aquellos que están lejos de Él”. Precisamente “como el pastor” de la parábola relatada por San Lucas, “que va a buscar a la oveja perdida” y, aunque esté oscuro, deja a las demás ovejas “en un lugar seguro y va a buscar” la que falta, “va a buscarla”.

Nuestro Dios, por lo tanto, es “un Dios que busca. Su trabajo –destacó el Pontífice– es buscar: ir a buscar para volver a invitar». En esencia, Dios “no tolera perder a uno de los suyos”.

…La parábola del Evangelio muestra, por lo tanto, “cuán lejos estaba del corazón de Dios esta gente que murmuraba contra Jesús. No lo conocían. Creían –dijo el Pontífice– que ser religiosos, ser personas buenas”, fuese “marchar siempre bien, incluso educados y muchas veces aparentar ser educados. Esta es la hipocresía de la murmuración.

En cambio, la alegría del Padre Dios es la del amor. Nos ama”. Incluso si decimos: “Pero yo soy un pecador, hice esto, esto y esto...”. Dios nos responde: “Yo te amo igualmente y voy a buscarte y te llevo a casa”, concluyó el Papa”.

(Frases extractadas de https://w2.vatican.va/content/francesco/es/cotidie/2013/documents/papa-francesco_20131107_gusta-perder.html)

Dejá tu comentario