28 feb. 2024

A 100 años de Carlos Pusineri, su legado sigue vivo en un museo

El próximo 29 de noviembre se celebra los 100 años del natalicio del historiador Carlos Pusineri, quien dedicó toda su vida a la recuperación de la memoria a través del patrimonio histórico del Paraguay.

Un siglo atrás nacía Carlos Pusineri Scala, un hombre que marcó la historia del país gracias a su tesonera labor en pos de la recuperación de la memoria histórica, a través de la recopilación de objetos del pasado, el mantenimiento de edificios patrimoniales y la creación de museos.

Pese a su desaparición física en el 2002, vivió 82 años dedicados a la cultura, recuperando sitios y construcciones de gran valor histórico, como la Casa de la Independencia, el Museo Doctor Francia de Yaguarón, el Museo de Pilar, las Ruinas de Humaitá, la Casa Bernardino Caballero y la Fundición La Rosada en Ybycuí, el Museo del Colegio Nacional de la Capital, el Fuerte de San Carlos y el Oratorio Cabañas.

De su acervo personal, el investigador dejó un gran legado plasmado en numerosas piezas de gran valor artístico e histórico, que hoy se encuentran en el museo que lleva su nombre y que está ubicado sobre Lugano (Primera) 1135 entre Hernandarias y Don Bosco.

Este espacio, hoy cerrado al público por falta de fondos, solo abre bajo pedido y previa coordinación con la encargada del museo, dirigido por Rocío González Pusineri.

CELEBRACIÓN. El próximo viernes 29 de noviembre será el centenario del natalicio del historiador y museólogo paraguayo. Para recordarlo, la fundación que lleva su nombre y que gestiona el museo ofrecerá un cóctel público ese día, a las 20.30, en la explanada del World Trade Center (Aviadores del Chaco 2050 casi Santa Teresa). Habrá un acto musical y se proyectará un documental de la vida de Carlos Pusineri, con un acceso de G. 150.000.

Lo recaudado será para la conservación del espacio del museo que cuenta con una biblioteca, piezas de filatelia, colección de medallas y numismática, tallados y pinturas de arte sacro y popular, objetos arqueológicos, enseres etnográficos, rarezas, fotografías, artículos de la vida cotidiana, entre otros más.

MÁS. El investigador e historiador Carlos Pusineri, quien fue el primer director del Museo Casa de la Independencia, “dedicó toda su vida a la recuperación de la memoria histórica del Paraguay a través de su patrimonio, gracias a la creación de numerosos museos, además de dedicarse a enseñar en la universidad”, dice su hija, la historiadora Adelina Pusineri.

Añade que la pasión de su padre por la historia nació primeramente con el coleccionismo. “Cuando papá estaba en preescolar decía que cambió un juguete por una pistolita matagatos y desde entonces, no paró de coleccionar”, recuerda.

La hija asegura que ese coleccionismo lo acompañó el resto de su vida e incluso, en sus últimos años, se levantaba a las cuatro de la mañana porque el tiempo ya no le alcanzaba para dedicarse a la lectura, la investigación y la escritura. De entre los numerosos objetos del museo, Adelina Pusineri guarda una especial predilección hacia la colección pictórica, con cuadros de la región de los siglos xviii y xix.

Perfil
Carlos Pusineri Scala, nacido el 29 de noviembre de 1919, se dedicó a la historia, la arqueología, la investigación y la docencia universitaria.

Tras recuperar la Casa de la Independencia, fue el primer director de este museo por cuatro lustros.

También publicó varios libros y folletos de carácter histórico y científico. Igualmente colaboró en la recuperación de espacios y edificios históricos. Falleció el 15 de agosto de 2002.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.