13 abr. 2024

33 años de una sinuosa democracia

Por José Nicolás Morínigo

Cuando el Gral. Andrés Rodríguez comunicó, en un peculiar manifiesto, el fin de la dictadura stronista expresaba un deseo, pero no señalaba la forma en que se llevaría a cabo. Sin embargo, el proceso fue práctico y efectivo. Primero buscó legitimar su poder a través de un proceso electoral que requería nuevos padrones electorales. Aquí se constató el fraude de la “democracia stronista”, puesto que disminuyó el número de electores en aproximadamente 30%, porque votaban los muertos, se repetían los nombres, etc.

Después se cambió la Constitución Nacional en base a la realidad política del Paraguay, no en función a un modelo diferente. La Constitución responde a la experiencia política de la población de un país en el tiempo.

Es probable que después de 33 años sea necesario revisar algunos artículos específicos de la Carta Magna, en base a la situación actual y a los errores experimentados.

En tercer lugar, se cambiaron las leyes electorales, se constituyó el Tribunal Electoral, cuya función permitió la realización de nuestra sinuosa democracia, por cuatro motivos fundamentales:

1) Se creyó que cambiando las normas jurídicas cambiaría la realidad. El cambio fue importante, pero no fue capaz de alterar nuestra realidad política, solo alteró la forma, pero no el contenido de nuestra vida política.

2) La democracia es expresión de la cultura política, si no se altera nuestra cultura política será difícil vivir en democracia. Expresar un deseo, no cambia nuestra realidad política que se mimetiza como el camaleón, que cambia de color según la ocasión. Cambia de color, pero sigue siendo camaleón.

3) Cambiar la cultura política es una tarea fundamentalmente de la educación, de la experiencia de los partidos y de las instituciones. Nuestra educación es un fracaso en relación a nuestra experiencia democrática. Los mismos partidos políticos siguen ejerciendo la corrupción, los acuerdos de cúpulas en función a sus intereses particulares que destruyen los partidos.

4) En un momento histórico en donde la comunicación es fundamental, es necesario asegurar la pluralidad y la libertad. Lastimosamente, los intereses particulares están copando la comunicación. Lo que llega al público como información es el deseo de los dueños de los medios.

Hace 33 años empezamos bien, pero con el paso del tiempo la democracia se nos escapa y se diluye en nuestras manos. Más que nunca es necesario iniciar el gran cambio educativo que se aplique en la educación formal que se exprese en los medios de comunicación y en las instituciones para alejarnos de una sociedad manejada cada vez más por la mafia.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.