27 de abril
Jueves
Despejado
21°
Viernes
Despejado
23°
Sábado
Despejado
12°
24°
Domingo
Mayormente nublado
15°
23°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
viernes 23 de diciembre de 2016, 18:17

Vecinos viven entre líquidos cloacales desde hace un año

Vecinos del barrio María Auxiliadora de Asunción, ubicado en el límite entre los barrios Jara y Tablada, viven entre líquidos cloacales y promesas de solución de la Essap desde hace un año. Arquitectos de la cartera de Estado se comprometieron a reparar un caño roto, sin embargo, la situación sigue siendo la misma.
Los vecinos acudieron a la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (Essap) para encontrar una solución. Representantes de la cartera sanitaria prometieron reparar el caño de donde sale el agua sucia.

La denuncia fue hecha por Norma Domínguez, quien intentó mediar con los arquitectos de la aguatera estatal, pero todas las conversaciones culminaban en simples promesas, según el relato de la mujer.

"Se trata de un registro de cloaca que se rompió hace un año. Está detrás de un conocido laboratorio ubicado sobre Artigas y Sargento Fernández de Asunción", comentó Norma a ULTIMAHORA.COM.

Contó que habló con el arquitecto Néstor Roa, de la Sección de Alcantarillado de la Essap, quien reconoció que hace tres meses compraron un nuevo caño, pero que por falta de obreros aún no se puede realizar la reparación.

"En un año de denuncias fueron a medir solo una vez. Se fueron y ya no regresaron. Nos tienen bajo promesas hace un año aproximadamente. El mal olor nos afecta y el agua sucia ingresa ya a varias casas debido a que el caño cada vez está más roto", sostuvo.

Refirió que propusieron que la Essap ponga los materiales mientras ellos resolverían la mano de obra, pero tampoco recibieron una respuesta efectiva.

"Las calles están completamente destruidas. Siempre hay charcos de agua contaminada en la zona y el olor nauseabundo que somete a la población es insoportable. Los chicos están con diarrea, dolores y hasta con problemas respiratorios", sentenció Norma.

Nuestra redacción intentó contactar al arquitecto Néstor Roa, pero no contestó.