9 de diciembre
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Poco nublado con tormentas
20°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
viernes 26 de agosto de 2016, 02:00

Separan de sus funciones a suboficial gatillo fácil; víctima denuncia amenaza

Finalmente, la Policía decidió sacar de las filas operativas al suboficial Narciso Cañete, condenado por disparar a un joven en Ciudad del Este, cuyos familiares afirman que siguen viviendo un calvario.

El suboficial Narciso Cañete, quien fue condenado por disparar al joven Anderson Medina hace cuatro años en Ciudad del Este, finalmente fue apartado de sus funciones en la Comisaría 5ª Metropolitana, tras el escándalo desatado.

El comisario Luis Carlos Rojas, director general de Orden y Seguridad de la Policía Nacional, confirmó que se ha tomado la decisión de que el suboficial pase a disposición del Departamento de Personal hasta que se esclarezca su situación procesal.

Cañete fue condenado a cinco años de cárcel en abril de este año, tras haber sido hallado culpable de lesión culposa en funciones públicas; sin embargo, seguía cumpliendo sus funciones en la Comisaría 5ª Metropolitana a pesar de la condena, ya que la Policía alega que la misma no estaba firme. Sin embargo, el comandante Críspulo Sotelo decidió rever esta postura y sin esperar más el resultado final de la Justicia sacó de las calles al uniformado.

Alberto Medina, padre de la víctima, manifestó que luego de llevar a la Justicia al uniformado, no pararon las amenazas ni los amedrentamientos a su familia por parte del mismo Cañete y de sus hijos. "Este siempre fue un policía fantasma; figuraba que trabajaba en la 5ª Metropolitana, pero siempre estaba por Ciudad del Este molestando a mi hijo. Pasa una y otra vez frente a su negocio para amedrentarlo", declaró Alberto, quien denunció además que la camioneta Nissan Terrano con placa número OAC 132 constantemente da vueltas alrededor de la bodega que tiene su hijo en el centro de Ciudad del Este. Recordó que en una ocasión trataron de disparar contra la puerta del local. "En una oportunidad ya dispararon; se gatilló, pero no salió la bala. Nosotros vivimos en constante zozobra con esta gente", se lamentó.

AMENAZAS. La familia Medina también, según Alberto, es amenazada a través de las redes sociales por el hijo del suboficial Cañete, que en uno de sus escritos indicó que hay que eliminar a A.M. y A.M.I., refiriéndose supuestamente a Alberto y a su hijo Anderson.

En ese escrito, el hijo del policía también insinúa que el padre de Anderson tiene vínculos con el narcotráfico, hecho que Medina negó rotundamente. "Es mentira que estoy metido en el narcotráfico. Solo tengo un negocio y una camioneta. Ya gasté más de 650 millones de guaraníes para que mi hijo vuelva a caminar; hice préstamos en varias financieras y tengo documentos que me respaldan", se defendió el padre de familia, quien sostuvo que si tenía posibilidades económicas, ya hubiera abandonado el país para buscar su tranquilidad y la de su familia, ya que no se siente seguro ni confía en las fuerzas policiales.