7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
miércoles 23 de noviembre de 2016, 09:12

La protesta musical de Bersuit Vergarabat

Cóndor Sbarbati, vocalista junto a Daniel Suárez de Bersuit Vergarabat, recordó en una entrevista los momentos que vivieron luego de que su grupo saltara a la fama por protestar contra el neoliberalismo en Argentina. También invitó al show que darán el sábado 3 de diciembre en el Club Sol de América.

Bersuit Vergarabat, conocida como La Bersuit, es una agrupación que, además de caracterizarse por su mezcla de rock con candombe y cumbia, se destacó a finales de los noventa por haber criticado el Gobierno de Argentina con las palabras de la gente.

El grupo cuenta con 13 álbumes de estudio, dos de ellos en vivo, y llegarán a Paraguay para promocionar su último material, La nube rosa, lanzado en 2016.

La banda está conformada actualmente por Juan Subirá (teclados y voz), Carlos E. Martín (batería), René Pepe Céspedes (bajo), Daniel Suárez (voz), Alberto Verenzuela (guitarra y voz), Manuel Uriona (percusión) y Germán Cóndor Sbarbati (voz).

Al iniciar la entrevista el vocalista saluda a los seguidores paraguayos y recuerda el momento en que el grupo saltó a la fama luego de su protesta con Libertinaje (1998).

¿Se sintieron como los portavoces de una protesta?

En los años 90 en Argentina hubo un neoliberalismo muy grande. Entonces el grupo sintió la necesidad de hacer canciones del sentir de la gente, sobre todo lo que sucedía. Las empresas se privatizaban y la gente que se quedaba sin trabajo. Tuvimos que levantar la voz, hacer música y salir a cantar y ser el pensamiento de lo que la gente quería.

—¿Cómo recuerdan la censura?

Cuando salió el disco Libertinaje, que Gustavo Santaolalla produjo. Se difundió Señor Cobranza que es una canción de las Manos de Filippi que habla con nombre y apellido de todos los que en ese momento estaban gobernando de alguna manera el país.

Por esa canción salió una ley que permitía multar fuertemente a las radios que difundiera dicha canción. Salimos a empapelar todas las calles con las letras del Señor Cobranza, y un par de radios se atrevieron a pasarlo. Y se hizo un revuelo muy grande que llegó a lo popular de la gente con esa canción.

Con ese disco muchos seguidores opinaron que se había perdido un poco del sonido genuino de la banda. ¿Cómo recibieron esa crítica?

En algún sentido Bersuit siempre fue una banda que mutó con respecto a su música. Somos una banda que hace muchos géneros musicales, entonces para nosotros es siempre un desafío disco a disco tratar de seguir explorando y seguir superándonos nosotros también. Por eso es que te digo de alguna manera que Bersuit va evolucionando y va haciendo diferentes estilos.

—Esa mecánica de trabajo, la de no atarse a ningún género, tiene relación con el nombre de la banda.

Claro, Bersuit Vergarabat es un juego de palabras que no significa nada. La banda tiene 28 años de carrera de los cuales yo estoy hace 20. En ese momento, cuando pensaban en Bersuit, no sabían bien el rumbo musical que iban a tomar, entonces decidieron ponerle un nombre que también tuviera ese sentido, que no te condicione musicalmente. Y ya hoy en día es una marca registrada.

Embed

—A partir de ese álbum su fama se dispara y realizan presentaciones en España y en Estados Unidos.

Sí, Libertinaje es el disco que nos abre las puertas a Latinoamérica, Estados Unidos, Europa. Visitamos más de 20 países. Viajamos a México y recibimos una cantidad diferente de personas en comparación con las grandes presentaciones en Argentina. Eso fue una dicotomía y algo antagónico que nos gustó muchísimo.

—Cuando salieron La argentinidad al palo (2004), La testosterona (2005) y discos posteriores en la nueva década, se continuó el éxito pero también aumentaron las copias ilegales.

Eso es algo que no se pudo frenar. La gente necesitaba de alguna manera llegar a las canciones. Y es por eso que hoy en día para las discográficas ya no es prioridad vender discos, sino ir por otros lados. Eso fue lo que hizo la piratería.

—Ustedes componen mezclando rock con ritmos folclóricos. ¿Creen que influyeron de alguna manera en un sector del público para que se acerque a esos ritmos populares que antes no escuchaban?

En los noventa las bandas eran mucho más marcadas con rock, por lo menos en Argentina, y nosotros cortamos un poco con eso. A los comienzos, cuando hicimos las primeras cumbias, también nosotros teníamos un prejuicio otros estilos, pero supimos abarcarlo de maneras tan demostrativas que nos dimos cuenta que nos gustaba de alguna manera incurrir en todos esos estilos, y sí influimos en muchas bandas rioplatenses de una manera.

—¿Cómo se vive ahora el movimiento de bandas en Argentina?

Hoy en día en Argentina están sonando muchas bandas nuevas que vienen de un tiempito ya pero que no las reconocían, Bersuit después de 10 años fue una banda reconocida. Está Eruca Sativa que está sonando bien, después están sonando los chicos de Mustafunk, una banda que está haciendo ruido en el oeste de Buenos aires. Hay mucha riqueza de bandas que están fusionando sus raíces no solo folclóricas, también tienen mucho rock por delante.

—Algunos miembros actuales de Bersuit iniciaron una etapa como solistas en el pasado. ¿De qué manera aportó esta experiencia al sonido del grupo?

Ahora es la misma esencia, la misma banda. Pero se enriqueció muchísimo. Enriquece muchísimo tocar con otros amigos. Con Bersuit empezamos hace 28 años en el escenario, tenemos muchos shows por adelante y es una experiencia increíble poder tocar con otros amigos y hacer música.

Yo tengo un proyecto paralelo con amigos que tocaron con Spinetta, Baglietto y con los Auténticos Decadentes. Seguimos haciendo cuanto podemos.

¿Qué expectativas tienen de su show en Paraguay?

Las mejores después de 8 años de no ir para Paraguay, tener la posibilidad de tocar en este festival con los amigos de La Beriso y otras bandas locales que están buenísimas. Vengan y vamos a poner lo mejor de nuestra parte para que ese festival vuele para el aire.

El festival Sin Frontera se realizará este sábado en el club Sol de América, con la participación de Villagrán Bolaños y Salamandra. La organización, a cargo de NR Producciones y MB Pro Eventos, anunció que las entradas siguen en venta en Red UTS desde G. 160.000.

Embed