3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
29°
Domingo
Mayormente despejado
20°
31°
Lunes
Mayormente despejado
23°
35°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 1 de septiembre de 2016, 01:00

La guerrera Dilma Rousseff cae de pie

Dilma Rousseff dijo que resistiría y lo hizo, aunque su sentencia estaba escrita. Desde ayer dejó de ser presidenta de Brasil para comenzar un exilio político que espera termine con el reconocimiento de la historia.

Su retrato pasará ahora a formar parte de forma precoz de la galería de presidentes del palacio de Planalto, al lado del de Lula, su antecesor y mentor político. “No esperen de mí el silencio de los cobardes”, lanzó Dilma seria y combativa, al encarar su defensa con la cabeza erguida ante los senadores que la juzgaron y condenaron.

Fue la misma cara desafiante con la que enfrentó un tribunal militar hace 46 años, cuando fue condenada por guerrillera. Una fotografía en blanco y negro es testimonio de aquellos tiempos, en los que fue torturada. “No puedo dejar de sentir en la boca, nuevamente, el sabor áspero y amargo de la injusticia”, lanzó esta mujer. Aunque en este caso, “no hubo prisión ilegal, no hubo tortura y este jurado llegó aquí con el mismo voto popular que me condujo a la presidencia”, dijo. Acusada de maquillar las cuentas públicas para esconder el caos económico en el que está Brasil, Rousseff aseguró su inocencia hasta el final. AFP