3 de diciembre
Sábado
Nublado con chubascos
21°
28°
Domingo
Mayormente despejado
19°
30°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Sucesos
jueves 30 de junio de 2016, 01:00

Jovenes muertos por asistente ebrio tenían planeado casarse en 2 meses

Celeste Carolina Rojas Salinas (30), una joven profesional, al igual que su novio Marcos Larrosa Rivarola, trabajaban incansables para cumplir un objetivo: casarse en el mes de agosto. Prácticamente ya tenían todo. Sin embargo, el 2 de junio pasado una desgracia causada por un asistente fiscal borracho que les chocó en Capiatá, desbarató sus planes y cegó sus vidas.

Celeste, analista de sistema, apasionada por la fotografía y el diseño gráfico, se dedicaba a estos rubros. Larrosa se desempeñaba como empleado en un conocido local de comidas rápidas.

La pareja iba a bordo de una motocicleta en el kilómetro 17 de la ruta 1 Mariscal Francisco Solano López, zona de Capiatá. El asistente fiscal de la Fiscalía de J. Augusto Saldívar, Eladio David Aguilera Adorno (30), iba en su automóvil y atropelló a la pareja cuando salía de un local donde compraron lomitos. Aguilera fue sometido al alcotest y dio positivo.

Celeste se llevó la peor parte y murió en el instante, mientras su novio falleció el pasado viernes 24, luego de pelear 22 días por su vida.

La pareja estaba buscando ya un hijo, soñaban con formar una familia y tenían su ahorro para el proyecto de vida juntos. Se amaban, según el hermano de la joven, Rubén Rojas.

INJUSTICIA. “Mientras el autor de este hecho está en su casa viendo tele y tomando mate, hay dos familias destrozadas, llorando y preguntándose por qué sucedió esto y por qué la Justicia no hace nada”, dijo Rubén. “En ningún momento se acercaron los familiares del responsable del accidente para asistirnos. Mi mamá no tiene consuelo, su hija única se fue de una manera trágica y la Justicia no hace nada”, lamentó el hermano.

Rubén Rojas puntualizó la irregularidad de que, a pesar de que el asistente fiscal es reincidente en un caso similar, haya obtenido la medida alternativa a la prisión.

El 28 de marzo del 2015, en el kilómetro 19 de la ruta 1, también bajo los efectos del alcohol atropelló a una pareja y mató a una joven. En esa ocasión recibió medidas, pero volvió a conducir borracho.

Tras la muerte de Marcos Larrosa, el fiscal Víctor Villaverde volvió a imputar al funcionario y solicitó prisión preventiva, que fue desoído por el juez Juan Angel Aguirre.

El fiscal presentó una apelación a la decisión del magistrado y aguardan que el conductor asesino vaya preso.

Los familiares y amigos de las víctimas se manifestaron ayer frente a la Fiscalía de Capiatá, pidiendo que Aguilera Adorno sea encarcelado.

Durante la medida mencionaron que continuarán con la protesta hasta que se haga justicia. Incluso, los vecinos y amigos monitorean los movimientos del asistente fiscal para que no se fugue de la Justicia, mencionaron.