10 de diciembre
Sábado
Poco nublado con tormentas
21°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
20°
30°
Lunes
Mayormente nublado
22°
32°
Martes
Mayormente nublado
21°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
lunes 21 de noviembre de 2016, 01:00

Hechicero que hipnotiza

Así la vimos --- Dr. Strange

Sergio Cáceres Mercado

sergio209@lycos.com

Ya está. Dr. Strange es oficialmente parte del universo cinematográfico Marvel, y aparecerá junto a los Avengers (eso es un hecho) y seguro también acompañará al Capitán América o Iron Man en alguna aventura particular.

Justificar los poderes de Strange lleva irremediablemente a lo espiritual. A diferencia del Capitán América, Iron Man o Hulk (que tienen una supuesta base "científica") o Thor (que viene de otra dimensión), Strange obtiene los poderes a partir de un aprendizaje espiritual que lo lleva a controlar la energía (y materia) de nuestra dimensión y de otras. En este sentido se justifican los efectos especiales, especialmente aquellos que enfatizan el manejo del espacio-tiempo (ya vistos en El origen, de Nolan, entre otras realizaciones); el espectador se encontrará varias veces en un vértigo a causa del movimiento de la lógica espacial causado por los poderes de los poderosos hechiceros combatiendo.

La personalidad de Strange queda bien asentada con la excelente perfomance de Benedict Cumberbatch, todo un acierto sin duda. La dolorosa evolución de un neurocirujano arrogante a un místico dominador de fuerzas incomprensibles para una inteligencia científica es algo ya visto en otras ocasiones, pero que en este caso es necesario para pasar a lo que más importa: la lucha contra el mal. A la larga todo se resume en esta dialéctica que es la marca registrada de este tipo de superproducciones.

En esencia esta adaptación no se aleja demasiado del personaje del cómic original y de su circunstancia. Los seguidores tendrán la última palabra, claro. Sin embargo, siempre el cine y la lógica del universo Marvel que se está conformando exige algunos cambios insoslayables.

El filme es bien entretenido y cumple a cabalidad con su cometido de introducir a este viejo conocido hechicero de Stan Lee (que tiene su tradicional cameo humorístico) en la lista amplia de superhéroes que abundan ahora en esta era del cine marcados por ellos.

Calificación: ***1/2 (buena a muy buena).