20 de agosto
Domingo
Parcialmente nublado con chubascos
21°
Lunes
Parcialmente nublado
21°
Martes
Despejado
17°
25°
Miércoles
Despejado
22°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
sábado 29 de abril de 2017, 08:55

El Papa reconforta a los cristianos golpeados por el terrorismo en Egipto

El papa Francisco reconfortó este sábado a los cristianos egipcios con una misa en la que la palabra "paz" fue la más repetida, en un estadio blindado por los militares por el miedo al terrorismo que ha golpeado recientemente a esta comunidad.
EFE

"Asalamu aleikum" (la paz sea con vosotros). Con esas palabras en árabe comenzó la homilía del papa argentino en El Cairo, aunque ofició el servicio religioso en italiano.

La minoría católica de Egipto le brindó un caluroso recibimiento al pontífice, con una salva de palmas continua a su llegada al estadio de la Defensa Aérea egipcia, mientras los organizadores soltaron palomas.

A su llegada al estadio, ubicado en una zona militar a las afueras de El Cairo, Francisco dio una vuelta a la pista de atletismo de pie sobre un vehículo descubierto para saludar a los fieles.

A la ceremonia asistieron entre 10.000 y 15.000 personas, todos ellos con invitaciones distribuidas por las parroquias.

Los asistentes a la misa ocupaban casi todo el graderío opuesto al escenario en el que se ubicó el altar y el resto se sentó en las sillas que fueron dispuestas en un tapiz rojo sobre el césped.

La mayoría vestía camisetas y gorras blancas, con el logotipo de la visita, en la que aparece Francisco al lado de las pirámides de Guiza, con el mensaje del "papa de la paz en un Egipto de paz".

En las tribunas ondeaban algunas banderas del Vaticano, unas pocas de Egipto y de otros países, entre ellas una de Venezuela, otra de México y varias de Kenia, desde donde viajaron algunos fieles. Además, un grupo de Alejandría puso la nota alegre con tambores, cornetas y una imagen de Francisco en un cartón a tamaño real.

Algunos asistentes dijeron a Efe que esperan que el mensaje de Francisco cale en la sociedad egipcia y contribuya a solidificar los vínculos entre la comunidad cristiana y musulmana, que el terrorismo trata de socavar.

"Necesitamos paz, no solo en Egipto, sino en todo el mundo. Es muy especial que el papa haya decidido venir, en especial en este momento, después de las bombas", dijo a Efe la joven egipcia Marina Mila, en alusión a los atentados del pasado 9 de abril contra las catedrales coptas de Tanta y Alejandría, en el norte del país, en los que murieron 46 personas.

Otro asistente, Nadr Iorjo, aseveró que después de esos atentados temió que el papa cancelara el viaje y consideró que su mensaje ayudará a unir a las comunidades de Egipto.

Durante toda la ceremonia, que contó con fuertes medidas de seguridad, fue constante el ruido de helicópteros, que hicieron continuos vuelos rasantes a la vista del público del recinto deportivo, que está en una de las zonas más seguras de El Cairo.

El camino que siguió la comitiva papal desde el centro de la capital egipcia hasta el estadio estaba ribeteado de policías, vestidos de uniforme o de traje de calle.

Los agentes fueron desplegados en distintos puntos de la carretera y de los edificios colindantes a lo largo de unos 20 kilómetros para otear posibles amenazas, a pesar de que el Vaticano no mostró especial preocupación por la seguridad y optó por usar un vehículo sin blindar para el pontífice.

Después de la misa, el acto central de su agenda de hoy, Francisco tiene previsto almorzar con altos responsables de la iglesia egipcia y después, se reunirá con la reducida comunidad católica de Egipto en el seminario mayor patriarcal copto católico de san León Magno, antes de partir de regreso a Roma.