25 de mayo
Miércoles
Lluvioso
19°
25°
Jueves
Lluvioso
17°
25°
Viernes
Cubierto
13°
24°
Sábado
Parcialmente nublado
10°
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
martes 27 de diciembre de 2016, 01:00

El mercado apuesta por un crecimiento más bajo de Brasil en 2017

AFP

BRASILIA - BRASIL

El mercado redujo por décima semana consecutiva sus expectativas de repunte de la economía brasileña en 2017, que debería crecer apenas un 0,5%, según la última encuesta semanal Focus divulgada ayer por el Banco Central (BCB).

El centenar de analistas e inversores consultados por el BCB preveían hace 4 semanas un crecimiento de 0,98%, que se redujo a 0,58% la semana pasada y a 0,5% esta semana.

Para este año, la previsión es de una contracción del PIB de 3,49% (la semana pasada era de -3,48%), después de haber caído 3,8% en 2015, prolongando por segundo año consecutivo la peor recesión de la mayor economía latinoamericana en más de un siglo.

El BCB ya había recortado la semana pasada sus propias previsiones de crecimiento para 2017 a 0,8%, cinco décimas menos que en sus previsiones de septiembre (+1,3%).

Brasil también fue golpeado en 2015 por su peor inflación en 13 años (10,67%), pero las expectativas sobre este punto dan cierto respiro, dado que el mercado redujo por séptima semana consecutiva, a 6,40%, su proyección de aumento de precios en 2016 y a 4,85% la de 2017. Esos datos se enmarcan dentro de la meta oficial, de un índice inflacionario de 4,50%, con dos puntos porcentuales de tolerancia. Las proyecciones del propio BCB son de una inflación de 6,5% este año y de 4,4% el próximo. Ese reflujo debería permitir nuevos recortes de la tasa de interés Selic, actualmente en 13,75%, un nivel considerado disuasorio para la inversión. Los operadores se muestran sin embargo prudentes, pues en la última semana no variaron su apuesta de que la Selic cierre 2017 a 10,75%. El presidente Michel Temer, que este año sustituyó a la destituida mandataria de izquierda Dilma Rousseff, lanzó un plan de recortes y de reformas estructurales para recuperar la confianza de los inversores.