4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Deportes
miércoles 17 de agosto de 2016, 01:00

El duro camino de Derlis hasta los JJOO

El mundo del atletismo paraguayo siempre esperó mucho de Derlis Ramón Ayala Sánchez, desde que comenzó a pisar la pista. Pese a tener siempre excelentes condiciones, los resultados no le acompañaron, pero a los 26 años cumple con estar en una maratón olímpica por méritos propios en los Juegos de Río 2016.

Un camino de largo sacrificio trama su historia. Chico difícil, inquieto y problemático viviendo en la casa de sus tías que le dieron el cariño familiar. El atleta nunca supo nada de la madre.

UN SUEÑO. En las previas a su participación en la maratón masculina el próximo domingo 21, el nacido en Ciudad del Este, dijo: “Para mí soñar para unos Juegos empezó recién el año pasado. Si bien siempre quise, hubo situaciones en mi vida que hacían que yo no pueda entrenar en alto nivel como para aspirar llegar a unos Juegos Olímpicos”.

Sin embargo, todo cambió cuando su club Paraguay Marathon apostó por él y le buscó un entrenador de élite, el brasileño Ricardo D'Angelo, quien dirigió nada menos que al medallista de bronce Vanderlei Cordeiro Lima, quien en los Juegos de Atenas 2004 cuando lideraba la maratón, fue agredido por un aficionado.

D'Angelo lo puso de vuelta en el alto rendimiento. “Lo más difícil que tuve que superar en el 2014 fue una lesión en la rodilla que me dejo al borde de abandonar el atletismo. Hasta tuve que volver a mi valle, en Ciudad del Este”, recordó.

“Toda mi vida prácticamente luché para mejorar, de ser mejor persona, pero esa lesión de rodilla me llevó al extremo y tuve que pisar tierra y rectifiqué rumbo. Ahí empecé a caminar, a entrenar más serio, por primera vez hice un plan completo”, repasó.

CON POCO APOYO. Sin patrocinio adecuado, solamente contó con apoyo de Myrta Doldán, presidenta de la FPA y directora de Paraguay Marathon, y empezaron a abrirse puertas. “El Comité Olímpico me empezó ayudar con los pasajes y estadía para los viajes, pero en los primeros tiempos tuve que invertir lo que ganaba en las carreras y mi club pagaba mi entrenador, que como ustedes saben un entrenador de alto nivel cuesta mucho dinero”, subrayó.

Ayala es uno de los atletas que no tuvo beca de la SND en este proceso olímpico, tanto así que solamente después de haber asegurado estar a 49 segundos de la marca mínima le dieron una suma mensual por cuatro meses.

La SND había prometido como premio a todos los atletas que lograban marca directa G. 100 millones, hecho que ocurrió, tras lograr la marca en la maratón de Rotterdam, Holanda. Pero debe justificar con facturas de gastos hasta el último centavo. “Ahora me avisaron que tengo que firmar mi beca cuando llegue”, contó entre risas.

Pero Derlis no piensa en las penurias que vivió en el principio de su carrera. “Afortunadamente hay empresas y personas que me dieron la mano en el momento necesario y por ellos voy a dar todo en la carrera del domingo. Yo voy a entrar para mejorar mi marca (2:17'32”) y si no logro seguiré buscando para mejorar, porque ese es el objetivo, seguir mejorando. Estoy en la plenitud de mi carrera y voy a seguir dando buenos resultados al país”, siguió diciendo.

COMO HAY QUE CORRER. “En la maratón hay que correr muy inteligente, el que sale a buscar el ritmo de los kenianos estará quemado en los primeros 10 km. Yo voy a buscar mi ritmo y encontrar el pelotón sudamericano para estirar todos juntos. Espero que no haga tanto calor, pero me gustaría pasar los 30 a un buen ritmo para sacar todo lo que tengo en los últimos km”, finalizó el corredor a ÚH.

EL ESTRENO DE JULIETA. Hoy, en el Campo Olímpico de golf, ubicado en la reserva de Marapendi, la paraguaya Julieta Granada arranca su recorrido en el certamen de golf femenino desde las 9.03.

La abanderada Julieta competirá hoy con la austriaca Christine Wolf y la francesa Karine Icher.