4 de diciembre
Domingo
Parcialmente nublado
19°
31°
Lunes
Mayormente despejado
21°
34°
Martes
Parcialmente nublado
23°
33°
Miércoles
Mayormente nublado
23°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 5 de julio de 2016, 01:00

Dijo que no conocía la ley y eliminó su aviso de venta

El intermediario para la compra de la propiedad del Indert en la cima de un cerro en Amambay alega desconocimiento de la ley que prohíbe la venta de derecheras. Comentó que el lugar fue cedido a su suegro hace 30 años y que ahora necesita venderlo para pagar su tratamiento médico.

Se trata de una superficie de 55 hectáreas, ubicada en la corona del cerro Sarambí, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Pedro Juan Caballero y a 15 kilómetros del Parque Nacional Cerro Corá.

Luego de leer las publicaciones de ÚH, José Peña argumentó que desconoce la Ley 4.682, que prohíbe la venta de derecheras. El trámite recién se puede realizar al cumplirse 10 años de la adjudicación y titulación.

Ayer, el ofrecimiento en venta del terreno fue eliminado de internet.

Relató que la propiedad le fue adjudicada hace 30 años a su suegro, a quien describió como un campesino pobre y cuyo nombre no quiso mencionar porque no tiene autorización para ello.

Según dijo, su suegro pagó por las propiedades y decidió vender las 55 hectáreas para costear su tratamiento, ya que a sus 79 años vive aquejado de enfermedades.

El hombre contó que solo ofreció ayuda a su suegro y que él no pretendía lucrar al actuar como intermediario de la venta. “Nuestra reputación es intachable en Pedro Juan y nunca tuve antecedentes”, expresó.

Aseguró que no forma parte de ninguna red que vende propiedades del Indert. “Somos gente de bien”, insistió.

Mediante una investigación de Última Hora y Latele se pudo detectar que continúa campante el negociado de la venta de derecheras, pese a la vigencia, desde el año 2012, de la Ley 4682, que la castiga.

Hasta el momento son tres los casos descubiertos y que generaron todo tipo de reacciones en las redes sociales. En uno de los casos inclusive ya existen imputados.