Turismo

Yaguarón, en la vidriera del turismo al son de orquestas

 

Yaguarón, la ciudad del cerro que vio nacer mitos y leyendas que erizan la piel, y que, a la vez, eleva al visitante con el sublime arte barroco-guaraní del Templo de San Buenaventura, vibró durante tres días al son de 1.000 músicos durante el Festival Nacional de Orquestas Juveniles Sonidos de la Tierra, que significó un llamado a la protección del patrimonio cultural, histórico, social y natural de esta ciudad de Paraguarí, que cada vez recibe más visitas de turistas de todas partes.

Los yaguaroninos trabajaron intensamente en estos tres días para ofrecer lo mejor de esta ciudad. La actividad principal culminó ayer con un megaconcierto en el patio de la iglesia, pero se extiende la invitación para pasar hoy feriado, a conocer un poco más de todo lo que ofrece la ciudad. “Este festival es para nosotros una vidriera para mostrar todo el potencial de la ciudad, la música, la artesanía, artes plásticas, plasmadas por ejemplo, en murales que muestran los atractivos de Yaguarón”, comentó Milciades Larroza, director de Educación, Cultura y Turismo de la Municipalidad de Yaguarón.

Entre los atractivos representados en el mural, ubicado detrás de la iglesia, se encuentran la banda Peteke Peteke, que tiene más de 300 años de vigencia; también el Templo de San Buenaventura, patrimonio nacional, el paisaje natural del cerro Yaguarón y su mitología.

Los jóvenes músicos de Sonidos de la Tierra plasmaron sus manos en el mural conmemorativo del festival. Niños, jóvenes, padres, coordinadores y voluntarios locales sellaron su compromiso como protectores del patrimonio de la ciudad de los mitos.

ATRACTIVOS. Los más de 2.000 visitantes que pernoctaron en Yaguarón pudieron recorrer el Paseo de los Mitos, sendero de murales pintados en las paredes exteriores de las casas, que siempre son fotografiadas por su colorido diseño, donde se evoca a los personajes de la mitología guaraní, como el Jasy Jatere, el Teju Jagua, Ao ao, Malavisión, Luisõ, Pombéro y Mbói Tu’i.

Al llegar a Yaguarón, sin duda, lo primero que se debe hacer es apreciar el arte barroco guaraní de la iglesia local, aunque requiere de restauración y para lo cual Sonidos de la Tierra “acompaña y apoya” la causa de la comunidad de rescatar este templo, que data del siglo XVIII.

Don Antolín Alemán es el sacristán del templo desde hace casi 20 años. Es quien ayuda a los turistas a comprender las escenas sagradas que fueron plasmadas en el retablo tallado por los indígenas.

“De dónde vienen”, pregunta siempre don Antolín antes de explicar la espectacular obra de arte y responder preguntas sobre la historia del edificio y lamentar que debido a la corrupción se perjudicó el retablo en un negligente trabajo de restauración. “Hubo otra licitación, pero la ciudadanía frenó porque iban a adjudicar a los mismos que nos perjudicaron. Yaguarón posee hospedajes, hoteles y también las granjas, que ofrecen la experiencia de turismo rural. Los interesados en conocer más acerca de la ciudad, pueden ingresar a la página http://www.yaguaron.gov.py/

Dejá tu comentario