País

Vía que une Acceso Sur con San Lorenzo, llena de baches

 

La calle Avelino Martínez, de la ciudad de San Lorenzo, que soporta un congestionado tránsito, se encuentra en deplorable estado en varios tramos. Esta vía es importante, por ser entrada y salida del interior, uniendo ruta Acceso Sur con el ramal a la ruta 2. Los numerosos buracos que posee aumentan el embrollo vehicular, por las dificultades que tienen los conductores para pasar los amplios pozos.

Según conductores que transitan por el lugar, hace bastante tiempo esta vía de doble circulación se encuentra en muy mal estado. En la Comuna sanlorenzana siempre alegaron que esa calle es competencia del MOPC, por ser considerada una ruta intermunicipal y asfaltada en el pasado por el Gobierno Central.

El mayor destrozo de Avelino Martínez está a partir de la Avda. Del Agrónomo hasta unos 200 metros. Son enormes pozos, en amplitud y profundidad, que cubren toda una calzada. Eligia Fleitas, trabajadora en la zona, comentó que diariamente se producen roces y choques de rodados en el sector, al frenar ante las averías que existen.

Eligia apuntó que la empresa que hace la estructura para el Metrobús (con un depósito sobre Avelino Martínez) “hacía los trabajos de remiendo vaikue”. Hace como dos meses ya no aparecen más hacia la esquina con avenida Del Agrónomo, agregó.

Otros tramos muy averiados de Avelino Martínez son en las esquinas con Brasil, José A. Ortiz, Matteri, Siria, Leopardi, Brasilia y Babañoli (estos tres últimos abarcan también la zona de Fernando de la Mora). ÚH intentó conocer cuántos pedidos de reparación de Avelino Martínez hizo la Municipalidad de San Lorenzo ante el MOPC, pero no se pudo tener una respuesta.

Opinión
“Se descomponen hasta autos nuevos”
“Siempre utilizo la avenida Avelino Martínez y ya hace bastante tiempo que está en una condición calamitosa. Hasta un vehículo nuevo se descompone todo transitando por este lugar. Es lamentable que esté intransitable teniendo en cuenta que es una avenida muy utilizada”, afirmó el conductor Héctor Insfrán.

Dejá tu comentario