Economía

Vendedor africano de ropas participó en la licitación de Petropar

 

Petropar mantiene su historial de antecedentes polémicos, mínimamente, en sus procesos de compra de combustibles. En el último, hasta un extranjero, Arabo Bakary Yerima, que el año pasado vendía ropas en San Lorenzo, se presentó a la compulsa vía excepción y urgencia, a la cual recurrió la empresa para adquirir combustibles. El hecho no pasa desapercibido como detonante de suspicacias en torno al tipo de empresas que compiten en el estamento público por jugosos contratos.

En este caso, se trata de la empresa Mfouapon&Bakary SA, representada por Arabo Bakary, que presentó ofertas en la convocatoria de Petropar para proveer gasoil y nafta.

De acuerdo con los antecedentes, el citado empresario aparece en un registro del 10 de octubre del año pasado de la Comisaría Primera de San Lorenzo, donde denunció haber sido víctima de robo de mercaderías (prendas de vestir) de su negocio por valor de G. 25 millones.

Incluso, se identificó a la responsable y ésta devolvió las prendas. Al empresario de origen africano se lo vio también en un acto muy de cerca saludando al presidente Mario Abdo Benítez.

CUALQUIERA. Por su parte, la titular de Petropar, Patricia Samudio, sostuvo ayer que cualquier empresa puede presentarse a competir en una convocatoria de esta modalidad y que todo pasa por el control y que la empresa del citado empresario fue descalificada, como también otras por no reunir las condiciones exigidas.

“Obviamente, la empresa que presentó este señor no calificó y fue descalificada. Es que cuando se hace una licitación pueden presentarse empresas no invitadas también. A esta se le descalificó porque obviamente no reúne los requisitos para proveerle al Estado paraguayo”, enfatizó.

Indicó que hay empresas de maletines que se presentan en muchas instituciones. “Lo grave sería que califiquen, pese a no reunir las condiciones y no fue lo que pasó en este caso”, recalcó.

Samudio, incluso, afirmó que con este procedimiento se buscó romper a los grupos que se quieren volver a armar para quedarse siempre con las licitaciones. Recordó que la anterior administración usó este procedimiento en siete oportunidades en actos que siquiera fueron públicos.

Sobre la presencia del empresario en compañía de Marito, dijo que no evidencia absolutamente nada y el presidente se hace miles de fotos con la gente.

En cuanto a la polémica licitación reciente adjudicada a la empresa Sol Petróleo SA, refirió que de ninguna manera fue a un costo mayor, teniendo en cuenta que el precio final fue de USD 499 el metro cúbico para el diésel y USD 484 para la nafta, que en ambos casos, según cuadros exhibidos, estaban orillando y superando los 500 entre setiembre y octubre. Alegó que Contrataciones Públicas no objetó ningún procedimiento y no hubo protesta ni denuncia de ningún oferente. Finalmente, sostuvo que los ataques son los mismos que hacen los traders grandes, que no quieren que entre una nueva empresa al mercado.

Dejá tu comentario