Interior

Vecinos en pie de guerra en Casado por el agua potable

 

Los vecinos del barrio María Auxiliadora del distrito de Puerto Casado, Departamento de Alto Paraguay, se encuentran en pie de guerra contra la Junta de Saneamiento dependiente de SENASA (Servicio Nacional de Saneamiento Ambiental) debido al mal servicio que brinda.

Los pobladores exigen contar con el vital líquido debido al intenso calor que se registra en esta zona del país. Además desde hace una década que se tiene un déficit de agua potable que provee la Junta de Saneamiento, que esta acéfala y en quiebra desde hace tiempo, los usuarios amenazan con movilizaciones y prefieren dejar de usar los medidores, teniendo en cuenta el alto costo que abonan por un servicio deficiente.

Luis Benítez, vecino del barrio, dijo que “el lunes se juntaran en la capilla del barrio y marcharan hasta la planta de la Junta de Saneamiento con el propósito conocer en manos de quien está la administración de la aguatera, y el porqué no puede abastecer de agua, así como también para saber cuales son los problemas tiene y pedir a las autoridades que gestionen el traspaso a la ESSAP”.

PRESIÓN. Los vecinos tomaron la decisión de manifestarse por el agua luego de una reunión llevada a cabo el jueves, ya cansados por los malos momentos que pasan por el pésimo servicio y sobre todo por tener que soportar el intenso calor, que afectan a la mayoría teniendo en cuenta que son las personas de tercera edad y los niños.

Algunos pobladores se quejan de los encargados de la planta aduciendo que ellos solo regulan el servicio, porque algunos días pasan largos periodos de tiempo sin problemas con el suministro del liquido, pero luego hay veces que ni siquiera sale en los grifos. Debido un grupo de usuarios decidió cavar pozos debajo de la cañería para llenar los recipientes y de esa forma utilizarlos en el domicilio. En el problema del servicio de agua potable los más de 7.000 habitantes de Casado sufren el déficit, los más afectados son las familias de bajos ingresos económicos que a pesar del nulo servicio pagan alto costo irremediablemente acorde a lo que marca el medidor y en este caso algunos usuarios están dispuestos a quitar el aparato y devolver a la decadente institución.

Los pobladores reiteraron la medida de fuerza y piden el acompañamiento de las autoridades para que sus reclamos sean escuchados y que se pueda llegar a una pronta solución teniendo en cuenta que el problema ya lleva mucho tiempo.

Dejá tu comentario