Sucesos

Vecinos de Lambaré están hartos de robos derivados de consumo de crac

En el barrio Yukyty afirman que los hurtos y asaltos se dan todos los días. La capilla del barrio ya fue robada al menos cinco veces por adictos, conocidos en la jerga del submundo como chespis.

Equipos de sonido, ventiladores de techo y de pared, cables para distintos artefactos y hasta adornos de plata de una imagen fueron robados de la capilla Virgen de la Merced, del barrio Yukyty de Lambaré, cuyos vecinos se manifiestan hartos de la inseguridad en que viven a consecuencia del alto consumo de crac.

María del Carmen de Vall, una de las personas que se encargan de cuidar el lugar de oración, afirma que es la tercera vez que entran para robar y que en esta forzaron la puerta para ingresar. “Removieron todo y dejaron hecho un desastre”, lamentó la mujer, quien se escandaliza de que hasta el tambor para el lavado de manos llevaron desconocidos.

La mujer afirmó que la zona está siendo azotada por robos y hurtos a causa de la gran cantidad de adictos al crac, que hace que las personas se rebusquen en el robo para financiar su consumo.

Según afirmó, los casos no solamente se dan en la capilla, sino en otros sitios del barrio. “Se volvió una zona muy peligrosa; mucha gente sufre asaltos cuando bajan del colectivo. Otros, cuando caminan por la calle. Casi todos ya sufrieron algún tipo de robo pero se callan por miedo”, continuó diciendo.

María del Carmen asegura que todos los vecinos tienen un mismo clamor y es mayor presencia policial, para poder frenar la ola de delincuencia que se vive en la zona. “Los policías no dan abasto y hace falta más presencia”, recalcó.

INCIDENCIA. El comisario Osvaldo Ávalos, jefe del Departamento de Antinarcóticos de la Policía, había afirmado que el microtráfico tiene incidencia directa con la ola de inseguridad que se está viviendo en gran parte del país.

Esto lo dijo luego de la detención de parte del primer anillo del Clan Rotela, uno de los principales grupos dedicados a la venta de drogas en el país.

“(El microtráfico) representa parte de la lucha contra la inseguridad, porque los adictos buscan la forma de financiar la droga. Para nosotros es un resultado positivo”, dijo el jefe policial luego del operativo que el viernes permitió la detención de los sospechosos.

En el microcentro de Asunción se dan muchos robos y hurtos de cables, focos del alumbrado público y otros objetos que sirven a los chespis para revenderlos y conseguir dinero para la droga.

En el caso de los cables, luego de robarlos, derriten el plástico para quedarse con el cobre, un material codiciado por las chatarreras, afirman los uniformados.

Dejá tu comentario