Política

Usan reglamento como excusa para dilatar la pérdida de investidura

El martes buscarán que proyecto obtenga el visto bueno de la Comisión de Asuntos Constitucionales y que el pleno se expida al respecto el miércoles, y posteriormente proponer el caso de Carlos Portillo.

Con la derogación de la ley de autoblindaje, el artículo 201 de la Constitución Nacional que hace referencia a la pérdida de investidura quedó sin una reglamentación para el procedimiento a seguir para destituir a un parlamentario.

Esta situación es utilizada por la mayoría de los legisladores como una excusa para no tratar los casos pendientes.

Uno de los primeros beneficiados por la falta de reglamentación es el liberal Carlos Portillo, cuyo pedido de pérdida de investidura fue presentado el miércoles pasado por un grupo de diputados y está pendiente de tratamiento.

Al respecto habló el diputado patriaqueridista Sebastián Villarejo, uno de los promotores de la pérdida de investidura de Portillo, quien comentó que ya existe un borrador de la reglamentación y la intención es que se trate esta semana por el pleno.

Explicó que la Constitución Nacional habla de un proceso y que se debe cumplir con esos pasos. Mencionó que se está trabajando en la Comisión de Asuntos Constitucionales sobre un reglamento, porque consideran importante tener uno.

REGLAMENTO. Sostuvo que cualquier juicio político tiene un reglamento.

Dijo que el documento en el que están trabajando es un reglamento de la Cámara, donde no se tocan las mayorías. “Un reglamento de proceso de defensa, lo vamos a presentar y a partir de ese reglamento que avance el procedimiento. Porque al derogarse la ley de autoblindaje quedó sin un proceso a seguir, pero esto no es para dilatar, esto para nosotros ya está hecho y hay que proseguir”, remarcó.

El legislador puntualizó que no están ajenos a que todo lo que ha ocurrido con la clase política en este tiempo hace que la paciencia de la ciudadanía sea muy poca, pero se tienen que respetar los procesos. “Pero bajo ningún caso representa dilación, ni retroceso, ni pacto de impunidad”, aseguró.

Por su lado, la asociación de ciudadanos autoconvocados asegura que para llevar adelante el proceso de pérdida de investidura no hace falta una reglamentación y sostienen que la falta de una puede ser motivo para su aplicación, debido a que la propia Carta Magna lo permite.

Para sostener su postura citan el artículo 45 de la Constitución “De los derechos y garantías no enunciados”, que esta establece que: “la enunciación de los derechos y garantías contenidos en esta Constitución no debe entenderse como negación de otros que, siendo inherentes a la personalidad humana, no figuren expresamente en ella. La falta de ley reglamentaria no podrá ser invocada para negar ni para menoscabar algún derecho o garantía”, reza el artículo constitucional.

IMPUTACIÓN. Portillo fue imputado por la Fiscalía por tráfico de influencia, soborno, cohecho pasivo y asociación criminal.

Otro diputado que está con temor de perder su investidura es el colorado Tomás Rivas. El mismo está imputado y hasta la fecha chicanea su caso y ni siquiera su desafuero se puede tratar en la Cámara Baja.

Rivas enfrenta el mismo caso de José María Ibáñez. Consiguió que tres de sus caseros sean contratados en la sede parlamentaria.

Dejá tu comentario