País

Urbes costeras pueden crecer si cuidan calidad de agua, dicen en Mercociudades

 

La terrible realidad de elevada contaminación que afecta a toda la zona ribereña y al mismo río Paraguay por la gran cantidad de basura depositada irregularmente en esos sitios, es una situación que no debe ser admitida y sí revertida en el futuro inmediato.

Tal es el mensaje que resalta de las intervenciones de profesionales extranjeros que participan de la XXIV Cumbre de Mercociudades que culmina en la fecha y que en esta ocasión tiene como tema central el del uso del agua y ciudades sostenibles, desafíos del siglo 21.

Rinio Bruttomesso, de la organización internacional sin fines de lucro Rete, con sede en Venecia, lamentó que por tanto tiempo no se haya cuidado la calidad del agua y se haya arrojado indiscriminadamente en los mares y ríos gran cantidad de desechos.

Advirtió que el calentamiento global de la tierra, el cambio climático, obliga igualmente a tomar medidas urgentes, ya que sus efectos devastadores no van a esperar.

“Las ciudades portuarias o de agua tienen hoy un alto protagonismo, aún más que en el pasado. Está el tema de la sobrevivencia física, el medio-ambiental, que pasa por cuidar la calidad del agua y el turismo, que está ligado a lo económico, porque estas ciudades son destinos primarios, donde las familias pueden disfrutar”, manifestó.

Consultado si conoce la realidad de Asunción, que está rodeada de un cinturón de pobreza, con una ribera polucionada, Bruttomesso dijo que cada ciudad es distinta y que no quiere dar lección a nadie, pero que hay ejemplos en el mundo de urbes que han crecido sin poner en riesgo el agua y el ecosistema de esas zonas portuarias o ribereñas.

“La población se transfiere desde el interior hacia el mar o el río, que son atractivos. Es económico porque la gente puede encontrar más fácilmente trabajo ahí, tiene su encanto y también está lo relacionado al transporte porque a través de los puertos pasa el 80% de las mercancías a nivel mundial”, puntualizó.

OBRA.

El asesor técnico de la Comuna capitalina, arquitecto Gonzalo Garay, defendió la materialización del Plan Maestro de la Franja Costera, en la convicción de que los grandes proyectos urbanos sostenibles constituyen instrumentos que apuntan a modificar la realidad de las ciudades, en este caso de aquellas que tienen relación con sus costas.

“Es un tema que queremos que se instale en la opinión pública y que se entienda, ya que apunta a mejorar la calidad de vida de los habitantes, cuidando el medioambiente, las aguas”, dijo.

También señaló que “para que las ciudades funcionen no es un tema de las municipalidades nomás. Tiene que haber un trabajo articulado de esta institución con otros estamentos, como el Gobierno, la sociedad y las empresas. Por todo ellos estamos invitando a las organizaciones ciudadanas, las vecinales y las barriales que están vinculadas a los bañados, que son los territorios que deben ser intervenidos”, puntualizó.




Una Franja Costera para las crecidas
El intendente Mario Ferreiro, quien será designado hoy presidente de Mercociudades, indicó que una de las prioridades es dar solución de fondo al drama de las inundaciones. El jefe comunal recordó que en los últimos cuatro años, las crecidas sacaron de sus hogares en las zonas ribereñas a más de 14 mil familias, que representan el 20% de la población asuncena. En ese sentido reivindicó la concreción del Plan Maestro de la Franja Costera, donde se están logrando avances concretos en pos de su construcción. “Obtuvimos compromisos con el Gobierno Nacional, la Iglesia Católica y, fundamentalmente, la participación de la gente. Las inundaciones ya son un hecho previsible con los cambios climáticos, son parte de la vida de Asunción. Y debemos trabajar para dar solución a toda esa gente”, puntualizó.

Dejá tu comentario